• Busca entre miles de poemas en español aquellos que contengan la palabra o palabras que desees.

Se han encontrado 325 poemas con la palabra "LLEVADAS A TAN EXTREMO UN FINAL HA DE TENER" se muestran del 271 al 280
  • José Ángel Buesa

    Carta a usted

    José Ángel Buesa

    438 veces visto

  • Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa
    se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.
    Y me parece injusto discutirle el derecho
    [...]
    de compartir sus penas, sus gozos y su lecho;
    pero el amor, señora, cuando llega el olvido
    [...]
    también tiene el derecho de un final distinguido.
    Perdón, si es que la hiere mi reproche, perdón,
    [...]
    Y, para perdonarme, piense si hay más despecho
    en lo que yo le digo que en lo que usted ha hecho;
    pues sepa que una dama con la espalda desnuda,
    [...]
    sin luto, en una fiesta, puede ser una viuda,
    pero no, como tantas, de un difunto señor,
    sino, para ella sola; viuda de un gran amor.
    [...]
    Y nuestro amor, recuerdo, fue un amor diferente,
    (al menos al principio, ya no, naturalmente).
    [...]
    Usted era el crepúsculo a la orilla del mar,
    que, según quien la mire, será hermoso o vulgar.
    [...]
    es algo que no muere o algo que no importa.
    O acaso ¿cierta noche de amor y de locura,
    yo vivía un ensueño... y usted una aventura?
    [...]
    Por eso no me extraña que ya tenga otro amante,
    a quien quizás le jure lo mismo en este instante.
    Y como usted, señora, ya aprendió a ser infiel,
    [...]
    a mí, así de repente... me da pena por él.
    Sí, es cierto. Alguna noche su puerta estuvo abierta,
    [...]
    y yo, en otra ventana me olvidé de su puerta;
    o una tarde de lluvia se iluminó mi vida
    [...]
    mirándome en los ojos de una desconocida;
    y también es posible que mi amor indolente
    [...]
    Sin embargo, señora, yo, con sed o sin sed,
    nunca pensaba en otra si la besaba a usted.
    Perdóneme de nuevo, si le digo estas cosas,
    [...]
    pues nuestro amor concluye con finales diversos:
    Usted besando a otro; yo, escribiendo estos versos...
    [...]

    Seguir leyendo Carta a usted


  • Sor Juana Inés de la Cruz

    Expresa los efectos

    Sor Juana Inés de la Cruz

    397 veces visto

  • Expresa los efectos del amor divino
    Traigo conmigo un cuidado
    y tan esquivo que creo
    [...]
    para darle más tormento.
    El término no es a quo,
    que causa el pesar, que veo,
    [...]
    este cariño que tengo
    ¿por qué me han de dar castigo
    porque pago lo que debo?
    [...]
    es calidad sin opuestos.
    De lo lícito no puede
    hacer contrarios conceptos
    [...]
    que he querido en otro tiempo
    lo que pasó de locura
    y lo que excedió de extremo.
    [...]
    Más como era amor bastardo
    y de contrarios compuesto,
    fue fácil desvanecerse
    [...]
    de achaque de su ser mesmo.
    Mas ahora ¡ay de mi! está
    [...]
    tan en su natural centro,
    que la virtud y razón
    [...]
    del natural sentimiento!
    Tan precisa es la apetencia
    que a ser amados tenemos,
    [...]
    nunca dejarla sabemos.
    Que corresponda a mi amor
    nada añade, mas no puedo
    [...]
    por más que lo solicito
    dejar yo de apetecerlo.
    Si es delito, ya lo digo;
    [...]
    por más que hacerlo pretendo.
    Bien ha visto quien penetra
    lo interior de mis secretos
    [...]
    Bien sabe que soy yo misma
    verdugo de mis deseos,
    pues muertos entre mis ansias,
    [...]
    tienen sepulcro en mi pecho.
    Muero ¿quién lo creerá? a manos
    de la cosa que más quiero,
    [...]
    y el motivo de matarme
    es el amor que le tengo.
    [...]
    Pero, valor, corazón,
    porque en tan dulce tormento,
    en medio de cualquier suerte
    [...]
    no dejar de amar protesto.
    II
    [...]
    Mientras la gracia me excita
    por elevarse a la esfera,
    más me abate a lo profundo
    [...]
    el peso de mis miserias.
    La virtud y la costumbre
    [...]
    en tanto que lidian ellas.
    Y aunque es la virtud tan fuerte,
    temo que tal vez la venzan.
    [...]
    pues ¿quién podrá darme luz
    si está la razón a ciegas?
    De mí misma soy verdugo
    [...]
    y soy cárcel de mí mesma.
    ¿quién vio que pena y penante
    [...]
    una propia cosa sean?
    Hago disgusto a lo mismo
    que más agradar quisiera;
    [...]
    en mí resulta la pena.
    Amo a Dios y siento en Dios,
    y hace mi voluntad mesma
    [...]
    de lo que es alivio, cruz;
    del mismo puerto, tormenta.
    [...]
    Padezca, pues Dios lo manda,
    mas de tal manera sea
    que si son penas las culpas,
    [...]

    Seguir leyendo Expresa los efectos


  • Cristóbal de Castillejo

    Pregón general

    Cristóbal de Castillejo

    220 veces visto

  • Hacer manda esta justicia
    A las chamarras presentes,
    Por los delitos siguientes,
    [...]

    Y el pregón de su querella
    Desta manera comiença:
    [...]
    "Que salgan a la vergüença,
    Pues osan andar sin ella".
    [...]
    Salgan según su vejez,
    Hagamos honra a las canas,
    Salid vos, la de Mançanas,
    [...]
    Hecha en el año de diez;
    No aleguéis por leonada;
    [...]
    Que ya, por tener tesón,
    Habéis perdido el león,
    [...]
    Y en su triste senectud
    Salió de Calatayud
    De viejo luto teñida.
    [...]
    La suya, azul, clara y vieja,
    A dar cuenta de una ceja
    Que tuvo en la delantera,
    [...]
    Aunque alegue por raída,
    Pues al cabo de su vida
    Se puso de tafetanes.
    [...]
    La suya, gris, tinta en lana,
    Que tiene muestras de sana
    Y secretos de doliente;
    [...]
    Y pasa muy a la clara
    Vergüença, pues la perdió
    [...]

    La de Alvar Pérez, morada,
    Pague por su desamor;
    [...]
    Pero tómenla en los braços,
    Y miren bien a la luz,
    Que al quitarla de la cruz
    [...]
    Sin culpa sale ni tacha,
    Al pregón, la de Tobar,
    Pues que mantuvo collar
    [...]
    De seda cuando mochacha,
    Mas los ribetes así
    [...]
    "Tiempo es, el caballero,
    Tiempo es de andar de aquí".

    [...]
    Saquen sus dos alemanas
    A pagar, pues son hermanas,
    Juntamente su pecado.
    [...]

    La de Pinedo se olvida;
    Salga acá, dará su vuelta;
    [...]
    Muy peor anda ceñida;
    Y a todos ponga mancilla;
    Qu'el traidor que la cortó,
    [...]
    De los pliegues la quitó,
    Por crecer en la capilla.
    [...]

    Salid vos, la de Sarmiento,
    Vieja, oscura y leonada,
    [...]
    Salinas salga, y escote
    La suya, mangas de boba,
    Que cuando moça fué loba
    [...]
    De luto con capirote;
    Y por tales cuchilladas
    [...]
    No se escape de pregones,
    Aunque muestre los botones
    [...]
    La corta desvergonçada
    De Piedra, salga a las bodas,
    Que para mengua de todas
    [...]
    Las chamarras fué criada;
    Y por tan mala invención,
    Traje, color y planeta,
    [...]
    Tapia, el aposentador,
    Saque la suya a la pena;
    Que aunque su hechura es buena,
    [...]
    Es caso que toca al Papa,
    Porque le sirve de capa
    Sin tener dispensación.
    [...]

    Salga acá la de Villoria,
    Que piensa, por ser ferrete,
    [...]
    De quedar con su ribete,
    In perpetua rei memoria;
    [...]
    Porque le está amenazando
    De vivir más que no él.

    [...]
    Salga la desesperada
    De Canseco, y dará fe
    De cómo dos veces fué
    [...]
    De mala guerra ganada,
    Do cobró tales raíces
    [...]
    De codicia por el mundo,
    Que aun con el amo segundo
    [...]
    Salga con su gruesa lana
    La de Somonte a la hora,
    Que siete veces fué mora
    [...]
    Y otras tantas alemana;
    Y al cabo de sus delitos,
    Sin qu'el Papa lo otorgó,
    [...]
    A San Francisco negó
    Por tornarse de benitos.
    [...]

    La de Mercado, alevosa,
    Hecha con tanta miseria,
    [...]
    Sin culpa, por su pecado,
    Dixo en secreto a Mercado:
    "A los pies, señor, que ofrecen".
    [...]
    Que las manden desterrar;
    Mas tornóse a revocar
    Porque no hay quien ya las use:
    [...]

    Seguir leyendo Pregón general


  • Olga Orozco

    Esfinges suelen ser

    Olga Orozco

    195 veces visto

  • Todavía me duelen las manos que me faltan,
    esas que se quedaron adheridas a la barca fantasma que me trajo
    y sacuden la costa con golpes de tambor,
    [...]
    con puñados de arena contra el agua de migraciones y nostalgias.
    Son manos transparentes que deslizan el mundo debajo de mis pies,
    [...]
    Pero estas que prolongan mi espesa anatomía
    más allá de cualquier posible hoguera,
    un poco más acá de cualquier imposible paraíso,
    [...]
    no son manos que sirvan para entreabrir las sombras,
    para quitar los velos y volver a cerrar.
    Yo no entiendo estas manos.
    [...]
    demasiado distantes,
    ajenas como mi propio vuelo acorralado adentro de otra piel,
    como el insomnio de alguien que huye inalcanzable por mis dedos.
    [...]
    A veces las encuentro casi a punto de ocultarme de
    o de apostar el resto a favor de otro cuerpo,
    [...]
    de otro falso plumaje que conspira con la noche y el sol.
    Me inquietan estas manos que juegan al misterio y al azar.
    [...]
    Cambian mis alimentos por regueros de hormigas,
    buscan una sortija en el desierto,
    [...]
    transforman la inocencia en un cuchillo,
    perseveran absortas como valvas en la malicia y el error.
    [...]
    mientras ellas se siguen, se persiguen,
    crecen hasta cubrir la inmensidad o reducen a polvo el cuento de misdías.
    Son como dos esfinges que tejen mi condena con la mitad del crimen,
    [...]
    con la mitad de la misericordia.
    ¡Y esa expresión de peces atrapados,
    [...]
    de pájaros ansioso,
    de impasibles harpías con que asisten a su propio ritual!
    [...]
    esos hilos errantes que propagan el naufragio y la sed.
    ¡Y esa brisa incesante que deslizan de la una a la otra
    como un secreto al rojo,
    [...]
    Y sin embargo son las mismas manos.
    Nada más que dos manos extrañamente iguales a dos manosen su oficio de manos,
    desde el principio hasta el final.
    [...]

    Seguir leyendo Esfinges suelen ser


  • Pedro Miguel Obligado

    Intima

    Pedro Miguel Obligado

    263 veces visto

  • He derrochado en vano mi bondad y cariño,
    como quien echa flores a un arroyo que pasa;
    he puesto el corazón ante todas mis cosas,
    [...]
    como escudo, y lo han roto con violencia los golpes;
    he querido tener una casa en las nubes,
    donde abrir una puerta, fuese ver una estrella;
    [...]
    y el viento se ha llevado las nubes y los astros…
    Y sin embargo tengo, como todos, un alma.
    [...]
    No encuentro quien me quiera; ¿no es cierto que parece
    una frase tan sólo para la poesía?
    Y es la verdad: no encuentro…Yo he visto la mirada
    [...]
    como unos pajaritos que iban para otra selva…
    Y sin embargo tengo, como todos, un alma.

    [...]
    no han sido mis torturas; tú, sólo, Indiferencia,
    cual hija de la nada, me cerraste la vida
    con tu puerta de mármol, a donde tantas veces
    [...]
    y te pusiste el dedo en los labios: - Silencio -…
    Te pedí: - Deja que entre a la vida. Yo busco
    quien me quiera…- No oías y cerraste la puerta…
    [...]
    que vagan por las calles, rogando con sus ojos
    humanos, que los lleven al calor de un hogar…
    Y me he quedado solo, como una hoja mustia
    [...]
    barrido por el viento, en una primavera…
    Y sin embargo tengo, como todos, un alma.

    [...]

    Seguir leyendo Intima


  • Pablo Neruda

    Un perro ha muerto

    Pablo Neruda

    1057 veces visto


  • Mi perro ha muerto.
    Lo enterré en el jardín
    [...]
    junto a una vieja máquina oxidada.
    Allí, no más abajo,
    [...]
    para este perro o para todo perro
    creo en el cielo, sí, creo en un cielo
    donde yo no entraré, pero él me espera
    [...]
    ondulando su cola de abanico
    para que yo al llegar tenga amistades.
    [...]
    Ay no diré la tristeza en la tierra
    de no tenerlo más por compañero,
    que para mí jamás fue un servidor.
    [...]
    Tuvo hacia mí la amistad de un erizo
    que conservaba su soberanía,
    [...]
    la amistad de una estrella independienre
    sin más intimidad que la precisa,
    [...]
    no se trepaba sobre mi vestuario
    llenándome de pelos o de sarna,
    no se frotaba contra mi rodilla
    [...]
    la atención necesaria
    para hacer comprender a un vanidoso
    que siendo perro él,
    [...]
    su silenciosa vida,
    cerca de mí, sin molestarme nunca,
    y sin pedirme nada.
    [...]
    Ay cuántas veces quise tener cola
    andando junto a él por las orillas
    [...]
    del mar, en el invierno de Isla Negra,
    en la gran soledad: arriba el aire
    [...]
    traspasado de pájaros glaciales,
    y mi perro brincando, hirsuto, lleno
    [...]
    de voltaje marino en movimiento:
    mi perro vagabundo y olfatorio
    [...]
    enarbolando su cola dorada
    frente a frente al Océano y su espuma.
    Alegre, alegre, alegre
    [...]
    sin nada más, con el absolutismo
    de la naturaleza descarada.
    No hay adiós a mi perro que se ha muerco.
    [...]

    Seguir leyendo Un perro ha muerto


  • Jorge Luis Borges

    Quince monedas

    Jorge Luis Borges

    357 veces visto


  • A Alicia Jurado
          Un poeta oriental
    [...]
    El espacio sin tiempo.
    La luna es del color de la arena.
    Ahora, precisamente ahora,
    [...]
    mueren los hombres del Metauro y de Tannenberg.
          LLueve
    [...]
    ¿En qué ayer, en qué patios de Cartago,
    cae también la lluvia?
    [...]
          Asterión
    El año me tributa mi pasto de hombres
    y en la cisterna hay agua.
    [...]
    En mí se anudan los caminos de piedra.
    ¿De qué puedo quejarme?
    [...]
    En los atardeceres
    me pesa un poco la cabeza de toro.
          Un poeta menor
    [...]
    Dos brazos arrojaron una gran piedra.
    No hubo un grito. Hubo sangre.
    Hubo por vez primera la muerte.
    [...]
    la espada es el camino más corto.
          Miguel de Cervantes
    Crueles estrellas y propicias estrellas
    [...]
    presidieron la noche de mi génesis;
    debo a las últimas la cárcel
    [...]
          El Oeste
    El callejón final con su poniente.
    Inauguración de la pampa.
    [...]
    Inauguración de la muerte.
          Estancia El Retiro
    [...]
    El tiempo juega un ajedrez sin piezas
    en el patio. El crujido de una rama
    [...]
    rasga la noche. Fuera la llanura
    leguas de polvo y sueño desparrama.
    Sombras los dos, copiamos lo que dictan
    [...]
    Una lima.
    La primera de las pesadas puertas de hierro.
    Algún día seré libre.
    [...]
    que no conoce término.
    Maté a mi rey para que Shakespeare
    urdiera su tragedia.
    [...]
    La serpiente que ciñe el mar y es el mar,
    el repetido remo de Jasón, la joven espada de Sigurd.
    Sólo perduran en el tiempo las cosas
    [...]
    que no fueron del tiempo.
          E. A. P.
    Los sueños que he soñado. El pozo y el péndulo.
    [...]
    El hombre de las multitudes. Ligeia…
    Pero también este otro.
    [...]
          El espía
    En la pública luz de las batallas
    otros dan su vida a la patria
    [...]
    Le di otras cosas.
    Abjuré de mi honor,
    traicioné a quienes me creyeron su amigo,
    [...]
    compré conciencias,
    abominé del nombre de la patria,
    me resigné a la infamia.
    [...]

    Seguir leyendo Quince monedas


  • Duque de Rivas

    Álvaro de Luna. Romance primero. La venta

    Duque de Rivas

    171 veces visto

  • ÁLVARO DE LUNA
     ROMANCE PRIMERO
    [...]
     LA VENTA
    En la ruta de Portillo
    Y en las márgenes del Duero,
    [...]
    Una venta en otro tiempo.
    A su puerta una mañana
    Estaba sentado un lego
    [...]
    De San Francisco, tres mulas
    De los ronzales teniendo.
    [...]
    De la venta en la cocina
    Se hallaban dos reverendos,
    [...]
    De una sartén apurando
    Magras con tomate y huevos.
    [...]
    De maestresala servía,
    Sin caperuza, el ventero,
    [...]
    Predicador del convento
    Del Abrojo; el otro un fraile
    Anciano, de ciencia y peso.
    [...]
    Anoche dió esta noticia,
    Que nos pasmó, un caballero».
    Contestóle el religioso:
    [...]
    «Sí, desengaños son éstos
    »Que avisan a los mortales
    De que son perecederos
    [...]
    Le cortó el sermón diciendo:
    «Y también de que castiga
    Sin palo ni piedra el cielo.
    [...]
    »Aun está fresca la sangre
    De Alonso López Vivero.
    Yo estaba al pie de la torre
    [...]
    Cuando el Condestable mesmo
    »Lo arrojó de ella; y he visto
    De oro las cargas a cientos
    [...]
    Dijo grave el religioso
    Dar a hablilla tal acceso».
            * * *
    [...]
    Y que era, aunque no muy verde,
    Fresca y limpia con extremo,
    Abultada de pehera
    [...]
    Y ella respondió: «No quiero...
    ¡Qué señor tan llano!... ¡Parte
    El corazón!.... Mes y medio
    [...]
    »Hace que le vimos todos
    Tan galán, en el festejo
    Que se celebró en la plaza
    [...]
    De Valladolid... ¡Qué diestro!
    »¡Qué valiente! ¡Qué gallardo!
    [...]
    «Calla», con cólera grande
    Volvió a decir el ventero;
    Y ella, en vez de obedecerle,
    [...]
    A continuar: «¡Qué discreto!
    El oírle daba gusto...
    [...]
    Alfonso López Vivero
    Era un vil, que lo vendía...»
    «Calla», repitió de nuevo
    [...]
    lo ganó en la guerra, o premio
    Es que el Rey le ha dado en paga
    De servicios que le ha hecho.
    [...]
    Iban en el matrimonio
    A poner paz y concierto
    Los padres, cuando, «Ya llegan»,
    [...]
    Gritó desde fuera el lego;
    Y dejando a los esposos,
    Que sin duda prosiguiendo
    [...]
    La disputa, la acabaron
    A puñadas, según temo,
    Fuéronse a la puerta al punto,
    [...]
    Y aquella venta dejaron
    Hecha un abreviado infierno.
    [...]

    Seguir leyendo Álvaro de Luna. Romance primero. La venta


  • Pedro Calderón de la Barca

    Penitencia de San Ignacio

    Pedro Calderón de la Barca

    494 veces visto

  • pálido el color del rostro,
    bañado en un sudor frío,
    vueltos al cielo los ojos,
    [...]
    más muerto que vivo, haciendo
    de gemidos y sollozos
    los suspiros una esfera,
    [...]
    las lágrimas dos arroyos,
    a Ignacio su mismo cuerpo,
    helado, sangriento y roto,
    [...]
    -No te espantes si te trato,
    como ajeno de ti propio,
    que es bien que como otro hable,
    [...]
    si el mismo que soy ignoro;
    que tal tu rigor me ha puesto,
    que aún a mi no me conozco.
    [...]
    Siete días ha que muero,
    pues vivo sin saber cómo,
    [...]
    y a mi torpe natural
    forzosas leyes le rompo.
    [...]
    Negando lo que te pido,
    siete días ha que sólo
    agua de lágrimas bebo
    [...]
    y pan de dolores como.
    Duros abrojos tres veces
    [...]
    castigan mis perezosos
    miembros: tan estéril tierra
    ¿qué ha de tener sino abrojos?
    [...]
    y porque cabales vivan
    cubro de sangre los hoyos.
    Vivo cadáver me dejas,
    [...]
    y en tu espíritu dichoso
    vas a gozar dulces gustos,
    a gustar süaves gozos.
    [...]
    con una gloria amorosa,
    y con un amor glorioso.
    Al alma sólo regalas:
    [...]
    quejas justamente formo,
    pues a tus gustos mis penas
    son manjar dulce y sabroso.
    [...]
    Dueño soy de los sentidos:
    ¿qué importa si no los gozo?
    [...]
    que cargues sobre mis hombros
    murallas de penitencia,
    siendo el cimiento tan poco.
    [...]
    Una llama soy que vivo
    obediente a un fácil soplo,
    humilde barro, y al fin
    [...]

    Seguir leyendo Penitencia de San Ignacio


  • Guillermo Prieto

    Cómo será el mar

    Guillermo Prieto

    309 veces visto

  • conmueve, engrandece al alma mía,
    de entusiasmo férvido la llena.

    [...]
    Nada de limitado me comprime,
    cuando imagino contemplar tu seno;
    [...]
    cuando duermas risueño y sosegado;
    cuando a tu seno quieto y dilatado
    acaricie el ambiente delicioso?
    [...]
    cuando haga retemblar al ancho cielo
    de tus inquietas aguas el bramido?

    [...]

    De la divinidad eres idea;
    del mundo miserable poesía
    [...]

    La rama de la playa, que distante
    en tu inquieta extensión vaga perdida,
    [...]
    como el recuerdo triste de la vida
    en la mente del hombre agonizante.
    [...]

    De la luna fulgente la luz pura,
    al través de la nube borrascosa,
    [...]
    cual memoria de madre cariñosa
    en medio de 1a amarga desventura.
    [...]

    De embarcación el mísero deshecho
    que gire por tu seno sosegado,
    [...]
    Todo, todo lo harás interesante:
    ¿no te habré de admirar? ¿Será vedado
    a mis oídos tu mugir sagrado
    [...]
    ¿La mano del dolor que me comprime,
    a perecer cautivo me destina
    entre paredes de ciudad mezquina
    [...]

    ¿O a ti, me llevará la suerte impía,
    cubierto de dolor, sin tener padre;
    [...]
    sin mi dulce adorada; sin mi madre,
    lanzado, ay triste, de la patria mía?

    [...]

    Seguir leyendo Cómo será el mar