Poema ¿Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra de Oliverio Girondo

¿Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra

de Oliverio Girondo


¿Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra o es que nuestrasombra nos abandona de vez en cuando?
Hemos abierto las ventanas de siempre. Hemos encendido las mismaslámparas. Hemos subido las escaleras de cada noche, y sinembargo han pasado las horas, las semanas enteras, sin que notemos supresencia.
Una tarde, al atravesar una plaza, nos sentamos en algún banco.Sobre las piedritas del camino describimos, con el regatón denuestro paraguas, la mitad de una circunferencia. ¿Pensamos enalguien que está ausente? ¿Buscamos, en nuestra memoria,un recuerdo perdido? En todo caso, nuestra atención se encuentraen todas partes y en ninguna, hasta que,de repente advertimos unestremecimiento a nuestros pies, y al averiguar de qué proviene,nos encontramos con nuestra sombra.
¿Será posible que hayamos vivido junto a ella sinhabernos dado cuenta de su existencia? ¿La habremos extraviadoal doblar una esquina, al atravesar una multitud? ¿O fue ellaquien nos abandonó, para olfatear todas las otras sombras de lacalle?
La ternura que nos infunde su presencia es demasiado grande para quenos preocupe la contestación a esas preguntas.
Quisiéramos acariciarla como a un perro, quisiéramoscargarla para que durmiera en nuestros brazos, y es tal lasatisfacción de que nos acompañe al regresar a nuestracasa, que todas las preocupaciones que tomamos con ella nos pareceninsuficientes.
Antes de atravesar las bocacalles esperamos que no circule ningunaclase de vehículo. En vez de subir las escaleras, tomamos elascensor, para impedir que los escalones le fracturen el espinazo. Alcircular de un cuarto a otro, evitamos que se lastime en las aristas delos muebles, y cuando llega la hora de acostarnos, la cubrimos como sifuese una mujer, para sentirla bien cerca de nosotros, para que duermatoda la noche a nuestro lado.


Analizar métrica y rima de ¿Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra