Poema Órdenes de amor de Efraín Huerta

Órdenes de amor

de Efraín Huerta

a la hora bendita, alucinada,
en que un hombre solloza
víctima de sí mismo y ábreme
las puertas de la vida.

Yo entraré silencioso
hasta tu corazón, manzana de oro
en busca de la paz
para mi duelo. Entonces
amor mío, joven mía,
en ráfagas la dicha placentera
será nuestro universo.

Despiértame y espérame,
amoroso amor mío.



Analizar métrica y rima de Órdenes de amor


Comentarios de Órdenes de amor