Poema A un clasicista que habló de suicidarse de José Martí

A un clasicista que habló de suicidarse

de José Martí


A un anciano abatido

                 Avive el buen Cristiano
                 El seso adormecido,
Ponga al hierro mortífero la mano,
                 Mas no a la sien insano,
Sino a tierra, en arado convertido.

                 Mírese por el suelo
                 El vasto cráneo roto,
Tinto en su sangre el pudoroso velo
                 De sus hijas, y al soto
El cuerpo echado, el alma opaca al cielo.

                 Y mire al reluciente
                 Señor, de ira vestido,
Y de luz de relámpagos, la frente
                 Nublar de oro encendido
Y cielo abajo echar al impaciente.

                 Y corno desraigado
                 Roble del alto Erebo
Mírese por los vientos arrastrado
                 Y deshecho, y de nuevo
Por prófugo a la vida condenado.

                 Pues ¿cómo en el remanso
                 Sabroso de la muerte
Derecho igual al plácido descanso
                 Tendrán el alma fuerte
Y la cobarde, el réprobo y el manso?


Analizar métrica y rima de A un clasicista que habló de suicidarse


Comentarios de A un clasicista que habló de suicidarse