Poema Adán y Eva IV de Jaime Sabines

Adán y Eva IV

de Jaime Sabines

ADÁN Y EVA IV
Ayer estuve observando a los animales y me puse a pensar en ti. Las hembrasson más tersas, más suaves y más dañinas. Antesde entregarse maltratan al macho, o huyen, se defienden. ¿Por qué?Te he visto a ti también, como las palomas, enardeciéndotecuando yo estoy tranquilo. ¿Es que tu sangre y la mía seencienden a diferentes horas?
Ahora que estás dormida debías responderme. Tu respiraciónes tranquilany tienes el rostro desatado y los labios abiertos. Podríasdecirlo todo sin aflicción, sin  risas.
¿Es que somos distintos? ¿No te hicieron, pues, de micostado, no me dueles?
Cuando estoy en ti, cuando me hago pequeño y me abrazas y meenvuelves y te cierras como la flor con el insecto, sé algo, sabemosalgo. La hembra es siempre más grande, de algún modo.
Nosotros nos salvamos de la muerte. ¿Por qué? Todas lasnoches nos salvamos. Quedamos juntos, en nuestros brazos, y yo empiezoa crecer como el día.
Algo he de andar buscando en ti, algo mío que tú eresy que no has de darme nunca.
¿Por qué nos separaron? Me haces falta para andar, paraver, como un tercer ojo, como otro pie que sólo yo sé quetuve.



Analizar métrica y rima de Adán y Eva IV


Comentarios de Adán y Eva IV

comments powered by Disqus