Poema Al borde de un sepulcro florecido de César Vallejo

Al borde de un sepulcro florecido

de César Vallejo

               XXIV

Al borde de un sepulcro florecido
transcurren dos marías llorando,
llorando a mares.

      El ñandú desplumado del recuerdo
alarga su postrera pluma,
y con ella la mano negativa de Pedro
graba en un domingo de ramos
resonancias de exequias y de piedras.

      Del borde de un sepulcro removido
se alejan dos marías cantando.

      Lunes


Analizar métrica y rima de Al borde de un sepulcro florecido


Comentarios de Al borde de un sepulcro florecido