Poema Al rebaño mayor de sus cuidados de Gutierre de Cetina

Al rebaño mayor de sus cuidados

de Gutierre de Cetina

que a la orilla del Po paciendo se iba,
dijo Vandalio con la mente esquiva,
los ojos de sus lágrimas bañados:

«Paced, mis ovejuelas, pues los hados,
la invidia ajena y la aspereza altiva
de la ribera de Pisuerga os priva
y de sus verdes y floridos prados.

»Si en las hierbas halláis amargo el gusto,
si el agua es menos clara que solía,
si os muestra el cielo invierno a primavera,

»no es fuera de razón, antes muy justo,
pues tan lejos estáis del alma mía,
que sea todo al revés lo que antes era».



Analizar métrica y rima de Al rebaño mayor de sus cuidados


Comentarios de Al rebaño mayor de sus cuidados