Poema Beato Sillón de Jorge Guillén

Beato Sillón

de Jorge Guillén


¡Beato sillón! La casa
corrobora su presencia
con la vaga intermitencia
de su invocación en masa
a la memoria. No pasa
nada. Los ojos no ven,
saben. El mundo está bien
hecho. El instante lo exalta
a marea, de tan alta,
de tan alta, sin vaivén.


Analizar métrica y rima de Beato Sillón


Comentarios de Beato Sillón