Poema Cuando a las armas inclinó la mano de Lope de Vega

Cuando a las armas inclinó la mano

de Lope de Vega


Soneto 107

Cuando a las armas inclinó la mano
el capitán mejor, el más bienquisto,
que dio su nombre al polo de Calixto
desde el cabello juvenil al cano;

cuando en defensa de Filipo Hispano
y para aumento de la ley de Cristo,
las regiones antárticas le han visto,
alta la espada y el pendón cristiano;

celoso estaba de su pluma Apolo,
mas ya que desarmado la ejercita,
vuelto a su patria, es cisne dulce y solo.

Ya que la soledad y el campo habita,
con su pluma enriquece nuestro polo,
olvida a César y a Virgilio imita.



Analizar métrica y rima de Cuando a las armas inclinó la mano


Comentarios de Cuando a las armas inclinó la mano