Poema El pequeño contrahecho de Dulce María Loynaz

El pequeño contrahecho

de Dulce María Loynaz


El pequeño contrahecho conoce
todas las piedras del jardín;
las ha sentido en sus rodillas
y entre sus manos ya escamosas
de humano reptil.

En la tierra tirado parece un ángel roto,
el ángel desprendido de un altar:
Juega con los gusanos de la tierra
y con las raíces del framboyán.

El pequeño contrahecho tiene
los pies más suaves y el cielo más lejos...

Cuando en brazos lo alza el hermano mayor,
él sonríe y extiende las manos
embarradas de tierra
para coger el sol...



Analizar métrica y rima de El pequeño contrahecho


Comentarios de El pequeño contrahecho

comments powered by Disqus