Poema Entre las soledades, don Francisco de Lope de Vega

Entre las soledades, don Francisco

de Lope de Vega

A don Francisco López de Aguilar

Entre las soledades, don Francisco,
donde el último Nilo se derrama,
ni vive fiera en campo, ni ave en rama,
ni gitano pastor conduce aprisco.

Apenas nace al sol verde lentisco
cuando es ceniza de su ardiente llarna
aquí llorando me llamó una dama
desde la punta de un excelso risco.

Enternecido yo (piedad humana),
mas si queréis que os cuente alguna cosa
sabed que lo soñaba esta mañana,

cuando el rocío del aurora hermosa
en copa de cristal teñida en grana
con brindis al jazmín, bebió la rosa.



Analizar métrica y rima de Entre las soledades, don Francisco


Comentarios de Entre las soledades, don Francisco