Poema Grita de Pablo Neruda

Grita

de Pablo Neruda


Amor, llegado que hayas a mi fuente lejana,
cuida de no morderme con tu voz de ilusión:
que mi dolor oscuro no se muera en tus alas,
que en tu garganta de oro no se ahogue mi voz.

              Amor llegado que hayas
              a mi fuente lejana,
              sé turbión que desuella,
              sé rompiente que clava.

              Amor, deshace el ritmo
              de mis aguas tranquilas:
sabe ser el dolor que retiembla y que sufre,
sábeme ser la angustia que se retuerce y grita.

              No me des el olvido.
              No me des la ilusión.
Porque todas las hojas que a la tierra han caído
me tienen amarillo de oro el corazón.

              Amor llegado que hayas
              a mi fuente lejana,
              tuérceme las vertientes,
              críspame las entrañas.

Y así una tarde Amor de manos crueles,
arrodillado, te daré las gracias.


Analizar métrica y rima de Grita


Comentarios de Grita

comments powered by Disqus