Poema Jonathan Edwards (1703 1785) de Jorge Luis Borges

Jonathan Edwards (1703 1785)

de Jorge Luis Borges

            (1703-1785)

Lejos de la ciudad, lejos del foro
clamoroso y del tiempo, que es mudanza,
Edwards, eterno ya, sueña y avanza
a la sombra de árboles de oro.

Hoy es mañana y es ayer. No hay una
cosa de Dios en el sereno ambiente
que no le exalte misteriosamente,
el oro de la tarde o de la luna.

Piensa feliz que el mundo es un eterno
instrumento de ira y que el ansiado
cielo para unos pocos fue creado

y casi para todos el infierno.
En el centro puntual de la maraña
hay otro prisionero, Dios, la Araña.



Analizar métrica y rima de Jonathan Edwards (1703 1785)


Comentarios de Jonathan Edwards (1703 1785)

comments powered by Disqus