Poema La cada II de Octavio Paz

La cada II

de Octavio Paz


Prfugo de mi ser, que me despuebla
la antigua certidumbre de m mismo,
busco mi sal, mi nombre, mi bautismo,
las aguas que lavaron mi tiniebla.

Me dejan tacto y ojos slo niebla,
niebla de m, mentira y espejismo:
qu soy, sino la sima en que me abismo,
y qu, si no el no ser, lo que me puebla?

El espejo que soy me deshabita:
un caer en m mismo inacabable
al horror del no ser me precipita.

Y nada queda sino el goce impo
de la razn cayendo en la inefable
y helada intimidad de su vaco.


Analizar métrica y rima de La cada II