Poema La ciudad de los espejismos de José Antonio Ramos Sucre

La ciudad de los espejismos

de José Antonio Ramos Sucre

LA CIUDAD DE LOS ESPEJISMOS
    Yo cultivo las memorias de mi niñez meditabunda. Un campanarioinvisible, perdido en la oscuridad, sonaba la hora de volver a casa, derecogerme en el aposento.
    Ruidos solemnes interrumpían a cada paso misueño. Yo creía sentir el desfile de un cortejo y elrumor de sus preces. Se dirigía a la tumba de un héroe,en el convento de unos hermanos inflexibles, y transitaba la callehundida bruscamente en el río lánguido.
    Yo me incorporaba de donde yacía, atinaba uncamino entre los muebles del estrado, sala de las ceremonias, yabría en secreto las ventanas. Porfiaba inútilmente endistinguir el cortejo funeral. Una vislumbre desvariada recorríalos cielos.
    No puedo señalar el número de veces demi despertamiento y vana solicitud. Recuperaba a tientas mi dormitorio,después de restablecer el orden en las alhajas de la sala. Uninsecto diabólico provocaba mi enfado ocultándosevelozmente en la espesura de la alfombra.
    La ruina de las paredes había empolvado lasala desierta. Mis abuelos, enfáticos y señoriles, norecibían sino la visita de la muerte.
    Yo no alcanzaba a desprenderme de los fantasmas delsueño en el curso de la vigilia. La mañana invadíade tintes lívidos mi balcón florido y yo reposaba lavista en una lontananza de sauces indiferentes, en un ensueño deShakespeare.


Analizar métrica y rima de La ciudad de los espejismos


Comentarios de La ciudad de los espejismos

comments powered by Disqus