Poema La langosta de Gabino Alejandro Carriedo

La langosta

de Gabino Alejandro Carriedo


La langosta se come los trigos,
se corta los humos,
se compra los dientes que tiene.
La langosta que salta y deshace
los trigos más altos y pone
las aceñas de trigo amarillo
tan al lado del trigo comido.
La langosta cancela su postre,
traduce más tarde episodios
 y se pone a sumar relicarios,
y a afeitarse se pone temprano,
y se pone a secarse las manos.

Tímidos misántropos del anochecer:
la langosta pospone a su madre,
las cigüeñas se acuestan a veces,
la lechuza nos dice que hay algo,
que en las torres las monjas dormitan.

Por lo mismo que digo langosta
yo diría primero que mientes.
Pues me muero de envidia si veo
los insectos que saltan los montes.


Analizar métrica y rima de La langosta


Comentarios de La langosta

comments powered by Disqus