Poema Las tres musas últimas castellanas 26 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 26

de Francisco de Quevedo y Villegas



Las rosas que no cortas te dan quejas,
Lisi, de las que escoges por mejores;
las que pisas se quedan inferiores,
por guardar la señal que del pie dejas.

Haces hermoso engaño a las abejas,
que cortejan solícitas tus flores;
llaman a su codicia tus colores:
su instinto burlas, y su error festejas.

Ya que de mí tu condición no quiera
compadecerse, del enjambre hermoso
tenga piedad tu eterna primavera.

Él será afortunado, yo dichoso,
si de tu pecho fabricase cera,
y la miel de tu rostro milagroso.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 26


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 26

comments powered by Disqus