Poema Las tres musas últimas castellanas 45 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 45

de Francisco de Quevedo y Villegas



Espíritu gentil, rara belleza,
valor inmenso, afable cortesía,
dirección admirable, y gallardía
la mayor que se vio, y de más firmeza.

Cendrada lengua, Angélica presteza,
desdén esquivo, suma bizarría,
como a vos a ninguna, Silvia mía,
jamás lo quiso dar naturaleza.

Sólo el que no ha sabido conoceros
podrá vivir, Señora, sin amaros,
y mayor desventura no es posible.

Mas yo, que merecí gozar de veros,
y hallo tanta gloria en contemplaros,
dejaros de adorar es imposible.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 45


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 45

comments powered by Disqus