Poema Las tres musas últimas castellanas 57 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 57

de Francisco de Quevedo y Villegas



Artificiosa flor, rica y hermosa,
que adornas a la misma primavera,
no temas que el color que tienes muera,
estando en una parte tan dichosa.

Siempre verde serás, siempre olorosa,
aunque despoje el cielo la ribera;
triunfarás del invierno y de la esfera,
envidiada de mí por venturosa.

Cuando caíste de su frente bella,
no te tuve por flor; que, como es cielo,
no esperaba yo de él sino una estrella;

mas pues cuando se cae la flor al suelo
muestra que el fruto viene ya tras ella,
ver que te vi caer me da consuelo.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 57


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 57

comments powered by Disqus