Poema Las tres musas últimas castellanas 64 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 64

de Francisco de Quevedo y Villegas



Solo sin vos, y mi dolor presente
mi pecho rompo con mortal suspiro;
sólo vivo aquel tiempo cuando os miro,
mas poco mi destino lo consiente.

Mi mal es propio, el bien es accidente;
pues, cuando verme en voz presente aspiro,
no falta causa al mal porque suspiro,
aunque con vos estoy, estando ausente.

Aquí os hablo, aquí os tengo, y aquí os veo,
gozando de este bien en mi memoria,
mientras que el bien que espero, Amor dilata.

¡Mirad cómo me mata mi deseo:
que he venido a tener sólo por gloria
vivir contento en lo que más me mata!



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 64


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 64

comments powered by Disqus