Poema Las tres musas últimas castellanas 65 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 65

de Francisco de Quevedo y Villegas



Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado;

es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde, con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado;

es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo;
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cual amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 65


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 65

comments powered by Disqus