Poema Las tres musas últimas castellanas 71 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 71

de Francisco de Quevedo y Villegas



Cuando escribiste en el sagrado cerro,
con tu dedo, la ley en la dureza
que nos comunicó Naturaleza,
y enternece piedad de tu destierro,

bajó Moisés, y, viendo en el becerro
la adoración debida a su grandeza,
celoso nos rompió y, en su fiereza,
con los castigos advirtió su yerro.

Dividionos en piezas enojado;
mas como desde entonces ley tenemos,
contigo nos preciamos de tenella.

Y así, nosotras mismo nos rompemos
sin el profeta: que es dolor doblado
ver despreciar la ley y al dador de ella.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 71


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 71

comments powered by Disqus