Poema Las tres musas últimas castellanas 73 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 73

de Francisco de Quevedo y Villegas



Hoy, por el mar Bermejo del pecado,
que en los vados cerúleos espumosos
sepultó sin piedad los poderosos
ejércitos del príncipe obstinado,

pasa, Virgen, exento y respetado
vuestro ser de los golfos procelosos:
así por los decretos misteriosos
en vuestra Concepción fue decretado.

Quien puede y quiere, con razón colijo,
hará cuanto a su mano se concede,
y más que hizo el sol con lo que dijo.

Y pues naciendo en vos, de vos procede,
¿quién dirá que no quiere, siendo Hijo?
¿Quién negará que, siendo Dios, no puede?



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 73


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 73

comments powered by Disqus