Poema Las tres musas últimas castellanas 75 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 75

de Francisco de Quevedo y Villegas



Si nunca descortés preguntó, vano,
el polvo, vuelto en barro peligroso,
«¿Por qué me obraste vil o generoso?»
al autor, a la rueda y a la mano;

él todo presumido de tirano,
a nueve lunas peso congojoso
(que llamarle gusano temeroso
es mortificación para el gusano),

¿de dónde ha derivado la osadía
de pedir la razón de su destino
al que con su palabra encendió el día?

¡Oh, humo!, ¡oh, llama!, sigue buen camino:
que el secreto de Dios no admite espía,
ni mérito desnudo le previno.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 75


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 75

comments powered by Disqus