Poema Las tres musas últimas castellanas 88 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 88

de Francisco de Quevedo y Villegas



«Tened a Cristo» son palabras vivas,
que suenan glorias de temor desnudas;
mas las propias palabras dijo Judas
para que te prendiesen los escribas.

Por la mano de Judas no recibas,
Licinio, a Cristo, que a prenderle ayudas:
prudente quiero que al intento acudas
del que la cruz previno porque vivas.

El sacrílego hipócrita pretende
que le tengas así sacramentado,
porque le tengas tú cuando le vende.

Quien le tiene, y comulga con pecado,
si diez veces comulga, diez le ofende,
y es con la comunión descomulgado.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 88


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 88

comments powered by Disqus