Poema Las tres musas últimas castellanas 93 de Francisco de Quevedo y Villegas

Las tres musas últimas castellanas 93

de Francisco de Quevedo y Villegas



Dice que tiene sed, siendo bebida,
con voz de amor y de misterios llena;
ayer bebida se ofreció en la Cena,
hoy tiene sed de muerte quien es vida.

La mano a su dolor descomedida,
no sólo esponja con vinagre ordena,
antes con hiel la esponja le envenena,
en caña ya en el cetro escarnecida.

La Paloma sin hiel, que le acompaña,
a su Hijo en la boca vio con ella,
y sangre y llanto al uno y otro baña.

Perlas que llora en una y otra estrella
le ofrece, en recompensa de la caña,
cuando gustó la hiel que bebió ella.



Analizar métrica y rima de Las tres musas últimas castellanas 93


Comentarios de Las tres musas últimas castellanas 93

comments powered by Disqus