Poema Milagro XVI El nio judo de Gonzalo de Berceo

Milagro XVI El nio judo

de Gonzalo de Berceo



Enna villa de Borges una ibdat estranna
Cunti en essi tiempo una buena hazanna:
Sonada es en Frania, si faz en Alemanna,
Bien es de los miraclos semeiant e calanna.

Un monge la escrpso omne bien verdadero,
De Sant Miguel era de la Clusa claustero:
Era en essi tiempo en Borges ostalero,
Peidro era su nomne, so ende bien ertero.

Tenie en essa villa, ca era menester,
Un clerigo escuela de cantar e leer:
Tenie muchos criados a letras aprender,
Fijos de bonos omnes que querien mas valer.

Venie un iudezno natural del logar
Por sabor de los ninnos por con ellos iogar:
Acogienlo los otros, non li faien pesar,
Avien con l todos sabor de deportar.

En el dia de Pascua domingo grant mannana,
Quando van corpus Domini prender la yent christiana,
Prsol al iudezno de comulgar grant gana,
Comulg con los otros el cordero sin lana.

Mientre que comulgaban a muy grant presura,
El ninno iudezno alz la catadura,
Vo sobrel altar una bella figura,
Una fermosa duenna con genta creatura.

Vo que esta duenna que posada estaba,
A grandes e a chicos ella los comulgaba:
Pagse della mucho quanto mas la cataba,
De la su fermosura mas se enamoraba.

Yssio de la eglesia alegre e pagado,
Fu luego a su casa commo era vezado,
Menazlo el padre porque avie tardado,
Que mereiente era de seer fostigado.

Padre, dixo el ninno, non vos negar nada,
Ca con los christianiellos fui grant madurgada,
Con ellos odi missa rica-mientre cantada,
E comulgu con ellos de la ostia sagrada.

Pesoli esto mucho al mal aventurado,
Commo si lo toviesse muerto o degollado:
Non sabia Con grant ira que fer el diablado,
Faie figuras malas commo demoniado.

Avie dentro en cassa esti can traydor
Un forno grant e fiero que faie grant pavor:
Fizolo enender el locco peccador ,
De guisa que echaba sobeio grant calor.

Prso esti ninnuelo el falso descreido
Asin commo estaba calzado e vestido:
Di con l en el fuego brava-ment enendido:
Mal venga a tal padre que tal fae a fijo.

Methi la madre voes a grandes carpellidas,
Tenie con sus oneias las massiellas rompidas,
Ovo muchas de yentes en un rato venidas,
De tan fiera queja estaban estordidas.

El fuego porque bravo, fue de grant cosiment,
Non li nui nin punto, mostrolis buen talent,
El ninnuelo del fuego estori bien gent,
Fizo un grant miraclo el Rey omnipotent.

Iaie en paz el ninno en media la fornaz,
En brazos de su madre non iazrie mas en paz,
Non preiaba el fuego mas que a un rapaz,
Cal faie la GlorioSa companna e solaz.

Issio de la foguera sin toda lission,
Non sinti calentura mas que otra sazn,
Non priso nulla tacha, nulla tribulaion.
Ca pusiera en elli DioS la su bendiion.

Preguntaronli todos iudios e christianos:
Commo podio vener fuegos tan sobrazanos,
Quando l non mandaba los piedes nin las mannos?
Qui lo cabtenie entro ficiesselos certanos.

Recudiolis el ninno palabra sennalada:
Laduenna que estaba enna siella orada,
Con su fijo en brazos sobrel altar posada,
Essa me defendie, que non sintie nada.

Entendieron que era Sancta Maria esta
Que lo defendi ella de tan fiera tempesta:
Cantaron grandes laudes, fiieron rica festa,
Methieron esti miraclo entre la otra gesta.

Prisieron al iudio, al falsso desleal,
Al que a su fijuelo fiiera tan grant mal,
Legaronli las manos con un fuerte dogal,
Dieron con elli entro en el fuego cabdal.

Quanto contarie omne poccos de pipiones,
En tanto fo tornado eniza e carbones:
Non diien por su alma salmos nin oraiones,
Mas diien denosteos e grandes maldiiones.

Diienli mal ofiio, faienli mala ofrenda,
Diien por pater noster, qual fizo. atal prenda:
De la comunicanda domni Dios nos defenda,
Por al diablo sea tan maleita renda.

Tal es Sancta Maria que es de graia plena:
Por serviio da gloria, por deserviio pena,
A los bonos da trigo, a los malos avena,
Los unos van en gloria, los otros en cadena.

Qui serviio li fae, es de buena ventura,
Quil fizo deserviio, nai en ora dura:
Los unos ganan graia, e los otros rencura,
A bonos e a malos so fecho los mestura.

Los que tuerto ti tienen o que la desirvieron,
Della mered ganaron, si bien gela pidieron:
Nunqua repoi ella a los que la quisieron,
Nin lis di en refierta el mal que li fiieron.

Por probar esta cosa que dicha vos avemos,
Digamos un exiemplo fermoso que leemos:
Quando fuere contado, meior lo creeremos,
De buscarli pesar mas nos aguardaremos.

? Captulo anterior
Ttulo del captulo
Captulo siguiente ?

Milagro XV
Milagro XVI
Milagro XVII



Analizar métrica y rima de Milagro XVI El nio judo