Poema Milagro XXIII La deuda pagada de Gonzalo de Berceo

Milagro XXIII La deuda pagada

de Gonzalo de Berceo



Amigos, si quissiessedes un poco atender,
Un preçioso miraclo vos querria leer:
Quando fuere leido, avredes grant plaçer,
Preçiarlo edes mas, que mediano comer.

Enna çibdat que est de Costantin nomnada,
Ca Costantin la ovo otro tiempo poblada,
El que dió a Saint Peidro Roma pora posada,
Avie y un bon omne de façienda granada.

Era esti burges de muy grant corazon,
Por sobir en grant preçio façie grant mission,
Espendie sos averes, dabalos en baldon,
Quiquier qui li pidiesse, el non dizrie de non.

Por exaltar su fama, el su preçio creçer,
Derramaba sin duelo quanto podie aver:
Sil menguaba lo suio, aun por mas valer
Prendie de sus veçinos mudado volunter.

Derramaba lo suio largament e sin tiento,
Menguaba los averes, mas non el buen taliento,
Siempre trovarie omne en su casa conviento,
Quando XX. quando XXX. a las vegadas çiento.

Como façie grant gasto, espensa sin mesura,
Falleçió la pecunia, parose en ardura,
Non trovaba mudado, nin fallaba usura,
Nin entre los estrannos, nin entre su natura.

Entendiengenlo todos que era empobrido,
Non trovaba mudado nin aver en creido:
Era en grant porfazo el bon omne caido,
Tenie que lo passado todo era perdido.

El varon con grant quessa fo ante los altares,
Façie su oraçion entre los paladares:
Sennor, que un Dios eres, e tres personas pares,
Sea tu piadat e non me desempares.

Sennor, hasta agora tu me as cabtenido:
So ia por mis peccados en falliment caido,
El preçio que avia todo lo e perdido,
Mucho mas me valiera que non fuesse naçido.

Sennor, dame conseio por alguna manera,
Enviame tu graçia por alguna carrera,
Es para ti tal fecho cosa assaz ligera,
Nadé todo el mar, morré enna ribera.

Demientre que oraba quisoli Dios prestar,
Ovo un buen conseio el burgés a asmar:
Non vino por su seso, mas quísolo guiar
El que el mundo todo ave de gobernar.

Un iudio bien rico avie enna çibdat:
Non avie del mas rico en essa veçindat:
Asmó de ir a elli entre su voluntat,
Demandarli conseio por Dios e caridat.

Fo luego al iudio, e fo bien reçibido,
Demandol commo andaba, por que era venido,
Ca de otras sazones lo avie conoçido,
E todo el su pleito bien lo avie oido.

Dissoli su façienda el burgés al ebreo:
Don fulan, bien sabedes mi pleito, commo creo,
Ganar de vos empresto avria grant deseo,
Ca non cuidé veerme en esto que me veo.

Quando Dios lo querie que io algo avia,
Sabenlo mis veçinos, io a todos valia:
Las puertas de mi casa abiertas las tenia,
Quanto que Dios me daba con todos lo partia.

Querria si podiesse en esso contender;
Mas so muy decaido, menguado del aver:
Mas si tu me quissiesses del tuio acreer,
Bien te lo cuidaba a un plazo render.

Dissoli el iudio: ferlo e de buen grado:
Darté quanto quisieres de mi aver prestado:
Mas dame fiador que sea segurado:
Si non, pavor avria de seer engannado.

Dissoli el xpano, fabloli a sabor:
Don fulan, non te puedo dar otro fiador ,
Mas darete a Xpo mi Dios e mi sennor,
Fijo de la Gloriosa, del mundo Salvador.

Dissoli el iudio: io creer non podria
Que essi que tu diçes que naçió de Maria,
Que Dios es; mas fo omne cuerdo e sin follia,
Profeta verdadero: io al non creeria.

Si él te enfiare, io por el su amor
Acreerté lo mio sin otro fiador;
Mas semeiame cosa esquiva sin color,
E semeiasme hastas omne escarnidor.

Io non se de qual guisa lo podiesse aver,
Ca non es en est mundo, secund el mi creer,
Non esperes que venga pora ti acorrer:
Onde otro conseio te conviene prender.

Respondió el chistiano, dissoli al iudio:
Entiendo que me tienes por loco e sendio,
Que non traio conseio, e ando en radio;
Mas al veras tras esto, secundo que io fio.

Dissoli el iudio: si tal cosa mostrares,
Io te daré empresto quanto tu demandares;
Mas por otras pastrijas lo que de mi levares
Non pagaras con ello cazurros nin ioglares.

Dissoli el burgés al trufan renegado:
Solo que tu comigo vengas al mi sagrado
Mostrarté a Maria con el su buen criado:
Dissoli el iudio: façerlo e de grado.

Levólo e la eglesia con Dios e con su guia,
Mostroli la imagen de la Sancta Mana
Con su fijo en brazos, la su dulz compannia,
Fueron embergonzados los de la iuderia.

Disso el omne bono a los de la aliama:
Esti es nuestro sire, a esta nuestra dama:
Siempre es bien apreso qui a ellos se clama,
Qui en ellos non cree habrá fuego e flama.

Dissoli al iudio que era maioral,
Al que li promethio quel prestarie cabdal:
Estos son mis sennores, e io su serviçial,
Estos sean fianzas, ca non puedo fer al.

Dissoli al iudio: io bien los tomaré,
Io otros fiadores non te demandaré;
Mas si tu me fallieres, a ellos reptaré,
O qual lealtad traes, sabiente la faré.

Dioli los fiadores, al trufan el xpano,
A Madre e a Fijo metioielos por mano,
Pusieron de su paga su termino çertano,
Reçibió la pecunia el burgés çibdadano.

Quando el aver el burgés reçibido,
Ovo grant alegria, tóvose por guarido,
Tomó a la Gloriosa, fa y de buen sentido,
Fo render a Dios graçias de corazon complido.

Abassó los enoios ante la magestat,
Erçió a Dios los oios con grant humildat:
Sennor, disso feçistme merçet e caridat,
Asme oi sacado de muy grant pobredat.

Sennor, andaba eri pobre e adebdado:
So oi por tu graçia rico e abondado,
A ti di por fianza, mas fiçilo sin grado:
Por mi serie grant tuerto que tu fueses reptado.

Sennor, io non querria de mi vierbo fallir,
Lo que ante ti pusi bien lo querre complir;
Pero si non podiero io al plazo venir,
El aver ante ti lo querré aduçir.

Sennor, si por ventura fuero io alongado
Que non pueda venir a termino taiado,
Porrélo ante ti que me as enfiado,
E tu commo que quiere feslo a él pagado.

Reyna de los çielos, Madre del pan de trigo,
Por que fo confondido el mortal enemigo,
Tu eres mi fianza, esso misme te digo,
Lo que e regunzado al que tienes contigo.

Quando el burgés ovo fecha su oraçion,
E con el trufan ovo puesta su condiçion,
Aguissó su façienda e toda su mission,
Fo a tierras estrannas, a luenga region.

Fo a tierras estrannas, a Flandes e a Françia
Con grandes mercaduras, e fizo grant ganançia:
Con Dios e la Gloriosa creçió la su substançia,
Puió en grant riqueza e en grant alavançia.

Con las grandes façiendas que era façendado,
E era de la tierra fera-ment alongado,
Non recudió al termino que ovo asentado,
Por sus peccados graves avialo oblidado.

Cerca vinie el dia que avie a pagar;
Mas de un dia solo non avie a passar:
Ovose el burgés del pleit a remembrar,
Queriesse el bon omne con sus manos matar.

Diçie: mal so fallido, mesquino peccador,
Por nada non li puedo valer al fiador:
Será por mi reptado el mi redimidor,
E la su madre sancta, la de Rocamador.

Sennor, tu lo entiendes e sabes la verdat
Commo so tan pesant entre mi voluntat:
Sennor, dame conseio por la tu piadat
Que non sea reptada la tu grant magestat.

Príso el aver todo en un sacco atado,
Non fallie de la suma un puies foradado:
Levólo a la ista en sus cuestas troxado,
Echólo en las ondas do non avie nul nado.

Tornó en Jesu Xpo con grant devoçion,
Plorando grave-mientre fizo su oraçion:
Sennor, disso, tu sabes toda esta razon,
Ca tu eres fianza de nuestra condiçion.

Sennor, quando non puedo, io pagar al mar quiero,
Ca nos iaçe en medio mucho bravo sendero:
Sennor que eres dicho Salvador verdadero,
Tu pon esta pecunia cras en el su çellero.

Sennora gloriosa, mienna Sancta Maria,
Tu bien en medio iaçes en esta pleitesia:
Quando bie la catares, tuia es mas que mia:
A ti do la pecunia, sennora, tu la guia.

Ambos tu e tu fijo fuestes en el mercado,
Ambos sodes fianza al trufan renegado,
Sea la merçet vuestra, e sea cras pagado,
Por mal siervo non sea el buen sennor reptado.

Io a vos lo comiendo, cuento que e pagado:
Io por quito me tengo, ca a vos lo e dado:
Io, Madre, a ti ruego; tu ruega al Criado,
Comoquiere cras sea el trufan entergado.

Plógo a la Gloriosa, al su Fijo querido:
Otro dia mannana el sol bien esclarido,
El bassel que levaba el aver encreido,
Nadaba a la puerta del trufan descreido.

La villa do façie el iudio morada,
El que al burgés ove la pecunia prestada,
Iaçia, commo leemos, çerca la mar poblada,
Las ondas ennos muros bathien a la vegada.

En essa matinada çerca de prima era,
Los omnes del iudio compannuela baldera,
Issieron deportarse fuera a la ribera,
Vidieron est estui nadar sobre la glera.

Fueron pora prenderlo mançebiellos livianos,
Estos muchas de veçes façien ensayos vanos,
Encogiose a entro, fuselis de las manos,
Esto vidiendo muchos iudios e christianos.

Vinieron al roido christianos sabidores
Con grafios, con guizgios, galeas valedores,
Todo non valió nada, ca eran trufadores:
Nunqua omnes vertieron mas valderos sudores.

Vino por aventura el sennor verdadero:
Vinoli a las manos adiesso el tablero:
Levolo a so cassa, entró en so çellero,
De oro e de plata fizo un grant rimero.

Quando el trufan ovo el aver recabdado,
El vaso en que vino fo bien escodrinnado:
Echolo so su lecho ricca-ment e alleviado:
Avien todos envidia del trufan renegado.

El trufan alevoso, natura cobdiçiosa,
Non methie el astroso mientes en otra cosa:
Tenie que su ventura era maravillosa,
Pusoli al burgés nomne, boca mintrosa.

Reptabalo la aliama, essa mala natura
Que perdió su aver por su mala locura:
Nunqua omne non fizo tan loca fiadura
Que príso por fianza una imagen dura.

Dessemos al iudio goloso e logrero
Non lo saque Dios ende, e guarde so çellero:
Fablemos su vegada del pleit del mercadero,
Levemosli las nuevas do ribó el tablero.

Él burgés de Bizançio vinie con grant pesar,
Que non podio al plazo al iudio pagar:
Non podia el bon omne la cara alegrar,
Nin lo podian por nada sos omnes confortar.

Andido un grant tiempo, ganó muchos dineros,
Comprando e vendiendo a lei de mercaderos:
Quando su ora vio dessó essos senderos,
Tornó a su provinçia con otros companneros.

Fo por Constantinopla semnado el roido
El burgés don Valerio commo era venido:
Plógoli al iudio, tóvose por guarido,
E vido que doblarie el aver acreido.

Fue luego a la casa, ca sabie do moraba,
Pusolo en porfazo porque lo non pagaba:
Dissoli el bon omne que locura buscaba,
Ca nada nol debie de lo que demandaba.

Dissoli el iudio: io con derecho ando,
Ca buenos testes tengo de lo que te demando:
Si diçes que paguesti, demuestra do o quando,
Ca en cabo bien creo que non iré cantando.

Fié en el tu Xpo un grant galeador
Con so Madreçiella, que fo poco meior:
Levaré tal derecho, prisi qual fiador,
Qui mas en vos crediere, tal prenda o peor.

Dissoli el xpano: diçes palabra loca,
Buena Madre, buen Fijo, aslis verguenza poca,
Nunqua en esti sieglo tal mugier cubrió toca,
Nin naçió nunqua ninno de tan donosa boca.

El aver que me diste bien seo segurado,
Buenos testigos tengo, bien te lo e pagado;
Aun si de non diçes, ferté mayor mercado:
Diganlo las fianzas que oviste tomado.

Fo el trufan alegre, tovose por guarido,
Disso: indiçio prendo, non serás desmentido,
Cuidó que la imagen que non avie sentido,
Non fablarie palabra porque fuesse vençido.

Fueron a la eglesia estos ambos guerreros
Façer esta pesquissa qual avie los dineros:
Fueron tras ellos muchos, e muchos delanteros
Ver si avrien seso de fablar los maderos.

Pararonse delante al ninno coronado,
El que tenie la Madre dulçement abrazado,
Dissoli el burgés: sennor tan acabado,
Departi esti pleito, ca so io mal reptado.

De commo yo lo fiçi tu eres sabidor,
Si lo ovo o non, tu lo sabes, sennor:
Sennor fas tan de graçia sobre mi peccador
Que te digas si lo ovo, ca tu fust fiador.

Fabló el Cruçifixo, dixoli buen mandado:
Miente, ca paga príso en el dia taiado:
El çesto en que vino el aver bien contado,
So el so lecho misme lo tiene condesado.

Moviose el pueblo todo commo estaba llecho,
Fueronli a la casa, fiçieron grant derecho,
Trovaron el escrinno do iaçie so el llecho,
Fincó el trufan malo confuso e maltrecho.

Sil pessó o sil plógo, triste e desmedrido
Ovo del pleito todo venir desconnoçido:
Elli con sus compannas fo luego convertido:
Murió enna fe buenna, de la mala tollido.

Siempre en essi dia que cuntió esta cosa,
Que fabló la imagen, la su vertut preçiosa,
Façien muy grant festa con quirios e con prosa,
Con grandes alegrias a Dios e a la Gloriosa.

Los pueblos de la villa pauperes, e potentes
Façien grant alegria todos con instrumentes,
Adovaban convivios, daban a non aventes
Sus carnes, sos pescados salpresos e reçentes.

Andaban las redomas con el vino piment,
Conduchos adovados maravillosament,
Qui prender lo quissiesse non avrie falliment,
Non traien en su pleito ningun escarniment.

Un rico arçidiano bien de tierras estranas
Caeçió esta festa entre essas compannas:
Vío grandes quirolas, proçessiones tamannas
Que nin udio nin vio otras desta calannas.

Preguntó, esta festa commo fo levantada?
Ca era grant façienda noblement çelebrada:
Dissoli un xpano la raiz profundada,
E sopiesse que esta era verdat probada.

Plógol al arçiagno, tóvolo por grant cosa,
Disso: laudetur Deus e la Virgo gloriosa:
Metiolo en escripto la su mano cabosa.
Deli Dios paraiso e folganza sabrosa. Amén.

? Capítulo anterior
Título del capítulo
Capítulo siguiente ?

Milagro XXII
Milagro XXIII
Milagro XXIV



Analizar métrica y rima de Milagro XXIII La deuda pagada


Comentarios de Milagro XXIII La deuda pagada

comments powered by Disqus