Poema Octava. A Meléndez de José Cadalso

Octava. A Meléndez

de José Cadalso


Cuando Laso murió, las nueve hermanas
lloraron con tristísimo gemido:
destemplaron sus liras soberanas,
que sólo daban fúnebre sonido:
Gimieron más las musas castellanas,
temiéndose entregadas al olvido.
Mas Febo dijo: «Aliéntese el Parnaso.
Meléndez nacerá, si murió Laso».


Analizar métrica y rima de Octava. A Meléndez


Comentarios de Octava. A Meléndez