Poema Parnaso español 49 de Francisco de Quevedo y Villegas

Parnaso español 49

de Francisco de Quevedo y Villegas



A quien la buena dicha no enfurece,
ninguna desventura le quebranta;
camino, Fabio, por la senda santa,
que no en despeñaderos permanece.

Huye el camino izquierdo, que florece
con el engaño de tu propia planta;
pues cuanto en curso alegre se adelanta,
tanto en mentidas lumbres te anochece.

Huye la multitud descaminada;
deja la culpa espléndida, y, seguro,
a virtud dará el fin de la jornada.

Y si al engaño, en la opulencia oscuro,
aplicas luz, harás que te persuada
que el oro es cárcel con blasón de muro.



Analizar métrica y rima de Parnaso español 49


Comentarios de Parnaso español 49

comments powered by Disqus