Poema Por tierras de sol y sangre VIII. El albaicín de Francisco Villaespesa

Por tierras de sol y sangre VIII. El albaicín

de Francisco Villaespesa

              VIII. EL ALBAICÍN

Con pereza oriental, en la colina dormita,
ebrio de sol, el Albaicín.
Torcida higuera su ramaje inclina
entre rojos tapiales de un jardín.

Una acritud de fruta ya madura
y podrida trasciende del vergel,
mientras el fuego de la calentura
va esculpiendo las venas en la piel.

El arco de una arábiga cisterna
nos brinda el eco de su agua interna,
que nunca doró el sol, y la frescura

de su sombra antiquísima... ¡Y advierte
la carne en su pesada calentura
la fiebre de la vida y de la muerte!



Analizar métrica y rima de Por tierras de sol y sangre VIII. El albaicín


Comentarios de Por tierras de sol y sangre VIII. El albaicín