Poema Recinto de Carlos Pellicer

Recinto

de Carlos Pellicer

        XVI

¿Qué harás? ¿En qué momento
tus ojos pensarán en mis caricias?
¿Y frente a cuáles cosas, de repente,
dejarás, en silencio, una sonrisa?
Y si en la calle
hallas mi boca triste en otra gente,
¿la seguirás?
¿Qué harás si en los comercios semejanzas
algo de mí encuentrás?

¿Qué harás?

¿y si en el campo un grupo de palmeras
o un grupo de palomas o uno de figuras vieras?
(Las estrofas brillan en sus aventuras
de desnudas imágenes primeras).

¿Y si al pasar frente a la casa abierta,
alguien adentro grita: ¡Carlos!?
¿Habrá en tu corazón el buen latido?
¿Cómo será el acento de tu paso?

Tu carta trae el perfume predilecto.
Yo la beso y la aspiro.
En el rápido drama de un suspiro
la alcoba se encamina hacia otro aspecto.
¿Qué harás?
Los versos tienen ya los ojos fijos.
La actitud se prolonga. De las manos
caen papel y lápiz. Infinito
es el recuerdo. Se oyen en el campo
las cosas de la noche. Una vez
te hallé en el tranvía y no me viste.
Atravesando un bosque ambos lloramos.
Hay dos sitios malditos en la ciudad. ¿Me diste
tu dirección la noche del infierno?
...Y yo creí morirme mirándote llorar.
Yo soy...
Y me sacude el viento
¿Qué harás?


Analizar métrica y rima de Recinto


Comentarios de Recinto