Poema Rima LVIII de Gustavo Adolfo Bécquer

Rima LVIII

de Gustavo Adolfo Bécquer

¿Quieres que de ese néctar delicioso
no te amargue la hez?
pues aspírale, acércale a tus labios
y déjale después.

¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?
Pues amémonos hoy mucho y mañana
digámonos ¡adiós!



Analizar métrica y rima de Rima LVIII


Comentarios de Rima LVIII

comments powered by Disqus