Poema Rima LXXX de Gustavo Adolfo Bécquer

Rima LXXX

de Gustavo Adolfo Bécquer

Una mujer me ha envenenado el alma
otra mujer me ha envenenado el cuerpo;
ninguna de las dos vino a buscarme,
yo, de ninguna de las dos me quejo.

Como el mundo es redondo, el mundo rueda.
Si mañana, rodando, este veneno
envenena a su vez, ¿porqué acusarme?
¿Puedo dar más de lo que a mí me dieron?



Analizar métrica y rima de Rima LXXX


Comentarios de Rima LXXX

comments powered by Disqus