Poema Rima LXXXIII de Gustavo Adolfo Bécquer

Rima LXXXIII

de Gustavo Adolfo Bécquer

Negros fantasmas,
nubes sombrías,
huyen ante el destello
de luz divina.
Esa luz santa,
niña de los ojos negros,
es la esperanza.

Al calor de sus rayos,
mi fe gigante
contra desdenes lucha
sin amenguarse
en este empeño
es, si grande el martirio,
mayor el premio.

Y si aún muestras, esquiva,
alma de nieve;
si aún no me quisieras,
yo he de quererte.
Mi amor es roca
donde se estrellan tímidas
del mar las olas



Analizar métrica y rima de Rima LXXXIII


Comentarios de Rima LXXXIII