Poema Rima XCII de Gustavo Adolfo Bécquer

Rima XCII

de Gustavo Adolfo Bécquer

Tu aliento es el aliento de las flores,
tu voz es de los cisnes la armonía;
es tu mirada el esplendor del día,
y el color de la rosa es tu color.
Tú prestas nueva vida y esperanza
a un corazón para el amor ya muerto:
tú creces de mi vida en el desierto
como crece en un páramo la flor.



Analizar métrica y rima de Rima XCII


Comentarios de Rima XCII

comments powered by Disqus