Poema Sigue a la obscura noche el claro día de Gutierre de Cetina

Sigue a la obscura noche el claro día

de Gutierre de Cetina

y aquella obscuridad que el aire hace,
el sol la aclara toda y la deshace,
y la sombra y temor de sí desvía.

Así de mi verdad, señora mía,
el sol que alguna vez mirar os place,
aclara, justifica y satisface
la obscuridad que mala lengua envía.

Desterrad, pues, por Dios, aquella sombra
que el aire os ocupó claro y sereno,
para que el sol de la verdad se vea.

Y entonces, si de mí cosa os asombra,
veréis de un tal amor mi pecho lleno,
tan claro que no hay sol que más lo sea.



Analizar métrica y rima de Sigue a la obscura noche el claro día


Comentarios de Sigue a la obscura noche el claro día