Poema Soneto LVI Cien sonetos de amor (1959) Tarde de Pablo Neruda

Soneto LVI Cien sonetos de amor (1959) Tarde

de Pablo Neruda

SONETO LVI

Acostúmbrate a ver detrás de mí la sombra
y que tus manos salgan del rencor, transparentes,
como si en la mañana del mar fueran creadas:
la sal te dio, amor mío, proporción cristalina.

La envidia sufre, muere, se agota con mi canto.
Uno a uno agonizan sus tristes capitanes.
Yo digo amor, y el mundo se puebla de palomas.
Cada sílaba mía trae la primavera.

Entonces tú, florida, corazón, bienamada,
sobre mis ojos como los follajes del cielo
eres, y yo te miro recostada en la tierra.

Veo el sol trasmigrar racimos a tu rostro,
mirando hacia la altura reconozco tus pasos.
Matilde, bienamada, diadema, bienvenida!


Analizar métrica y rima de Soneto LVI Cien sonetos de amor (1959) Tarde


Comentarios de Soneto LVI Cien sonetos de amor (1959) Tarde

comments powered by Disqus