Poema Soneto LXXV Cien sonetos de amor (1959) Tarde de Pablo Neruda

Soneto LXXV Cien sonetos de amor (1959) Tarde

de Pablo Neruda

SONETO LXXV

Ésta es la casa, el mar y la bandera.
Errábamos por otros largos muros.
No hallábamos la puerta ni el sonido
desde la ausencia, como desde muertos.

Y al fin la casa abre su silencio,
entramos a pisar el abandono,
las ratas muertas, el adiós vacío,
el agua que lloró en las cañerías.

Lloró, lloró la casa noche y día,
gimió con las arañas, entreabierta,
se desgranó desde sus ojos negros,

y ahora de pronto la volvemos viva,
la poblamos y no nos reconoce:
tiene que florecer, y no se acuerda.


Analizar métrica y rima de Soneto LXXV Cien sonetos de amor (1959) Tarde


Comentarios de Soneto LXXV Cien sonetos de amor (1959) Tarde

comments powered by Disqus