Poema Soneto XXIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana de Pablo Neruda

Soneto XXIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana

de Pablo Neruda


Fue luz el fuego y pan la luna rencorosa,
el jazmín duplicó su estrellado secreto,
y del terrible amor las suaves manos puras
dieron paz a mis ojos y sol a mis sentidos.

Oh amor, cómo de pronto, de las desgarraduras
hiciste el edificio de la dulce firmeza,
derrotaste las uñas malignas y celosas
y hoy frente al mundo somos como una sola vida.

Así fue, así es y así será hasta cuando,
salvaje y dulce amor, bienamada Matilde,
el tiempo nos señale la flor final del día.

Sin ti, sin mí, sin luz ya no seremos:
entonces más allá del la tierra y la sombra
el resplandor de nuestro amor seguirá vivo.


Analizar métrica y rima de Soneto XXIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana


Comentarios de Soneto XXIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana

comments powered by Disqus