Poema Soneto XXVIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana de Pablo Neruda

Soneto XXVIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana

de Pablo Neruda

SONETO XXVIII

Amor, de grano a grano, de planeta a planeta,
la red del viento con sus países sombríos,
la guerra con sus zapatos de sangre,
o bien el día y la noche de la espiga.

Por donde fuimos, islas o puentes o banderas,
violines del fugaz otoño acribillado,
repitió la alegría los labios de la copa,
el dolor nos detuvo con su lección de llanto.

En todas las repúblicas desarrollaba el viento
su pabellón impune, su glacial cabellera
y luego regresaba la flor a sus trabajos.

Pero en nosotros nunca se calcinó el otoño.
Y en nuestra patria inmóvil germinaba y crecía
el amor con los derechos del rocío.


Analizar métrica y rima de Soneto XXVIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana


Comentarios de Soneto XXVIII Cien sonetos de amor (1959) Mañana

comments powered by Disqus