• Busca entre miles de poemas en español aquellos que contengan la palabra o palabras que desees.

Se han encontrado 472 poemas con la palabra "madre" se muestran del 11 al 20
  • Mara Rosala Rita de Castro

    Ay!, cuando los hijos mueren

    Mara Rosala Rita de Castro

    1945 veces visto

  • rosas tempranas de abril,
    de la madre el tierno llanto
    vela su eterno dormir.
    [...]
    ay!, que el eterno sufrir
    de la madre, sigue al hijo
    a las regiones sin fin.
    [...]
    Mas cuando muere una madre,
    nico amor que hay aqu;
    [...]
    ay!, cuando una madre muere,
    debiera un hijo morir.
    [...]
    II
    Yo tuve una dulce madre,
    concediramela el cielo,
    [...]
    al blando son de sus rezos.
    Mas la dulce madre ma,
    sinti el corazn enfermo,
    [...]
    dieron al viento sus ecos;
    murise la madre ma;
    sent rasgarse mi seno.
    [...]
    estaba junto a mi lecho...
    Tengo otra madre en lo alto...
    por eso yo no me he muerto!
    [...]

    Seguir leyendo Ay!, cuando los hijos mueren


  • Csar Vallejo

    El buen sentido

    Csar Vallejo

    2565 veces visto

  • Hay, madre, un sitio en el mundo, que se llama Pars. Un sitiomuy grande y lejano y otra vez grande.
    Mi madre me ajusta el cuello del abrigo, no porque empieza a nevar,sino para que empiece a nevar.
    [...]
    La mujer de mi padre est enamorada de m, viniendo yavanzando de espaldas a mi nacimiento y de pecho a mi muerte. Que soydos veces suyo: por el adis y por el regreso. La cierro, alretornar. Por eso me dieran tnto sus ojos, justa de m,in fraganti de m, acontecindose por obras terminadas,por pactos consumados.
    Mi madre est confesa de m, nombrada de m.Cmo no da otro tanto a mis otros hermanos? AVctor, por ejemplo, el mayor, que es tan viejo ya, que lasgentes dicen: Parece hermano menor de su madre! Fuereporque yo he viajado mucho! Fuere porque yo he vivido ms!
    Mi madre acuerda carta de principio colorante a mis relatos de regreso.Ante mi vida de regreso, recordando que viaj durante doscorazones por su vientre, se ruboriza y se queda mortalmentelvida, cuando digo, en el tratado del alma: Aquella noche fuidichoso. Pero, ms se pone triste; ms se pusiera triste.
    [...]
    Hijo, cmo ests viejo!
    Y desfila por el color amarillo a llorar, porque me halla envejecido,en la hoja de espada, en la desembocadura de mi rostro. Llora dem, se entristece de m. Qu faltahar mi mocedad, si siempre ser su hijo? Porqu las madres se duelen de hallar envejecidos a sus hijos, sijams la edad de ellos alcanzar a la de ellas? Ypor qu, si los hijos, cuanto ms se acaban, msse aproximan a los padres? Mi madre llora porque estoy viejo demi tiempo y porque nunca llegar a envejecer del suyo!
    Mi adis parti de un punto de su ser, ms externoque el punto de su ser al que retorno. Soy, a causa del excesivo plazode mi vuelta, ms el hombre ante mi madre que el hijo ante mimadre. All reside el candor que hoy nos alumbra con tresllamas. Le digo entonces hasta que me callo:
    [...]
    Hay, madre, en el mundo un sitio que se llama Pars. Un sitiomuy grande y muy lejano y otra vez grande.
    La mujer de mi padre, al orme, almuerza y sus ojos mortalesdescienden suavemente por mis brazos.
    [...]

    Seguir leyendo El buen sentido


  • Jos Mara Gabriel y Galn

    La fuente vaquera

    Jos Mara Gabriel y Galn

    1443 veces visto

  • Fuente Vaquera.
    Ay! Dnde ir esa madre
    tierna y sencilla!...
    [...]
    de aquella fuente?...
    Pobre madre, si, ansiosa,
    vuelve a su nido
    [...]
    de abandonarlos,
    no volviera su madre
    nunca a arrullarlos!...
    [...]
    de un asesino.
    Aquella pobre madre
    casi expirante
    [...]
    era la madre tierna,
    la madre amante,
    [...]
    de despedida.
    Y aquella tierna madre,
    cuando sufra
    [...]

    Seguir leyendo La fuente vaquera


  • Gonzalo de Berceo

    Milagro XVII La Iglesia profana

    Gonzalo de Berceo

    1201 veces visto

  • Plorando de sus oios quanto podien plorar,
    Diien: Madre gloriosa dennanos perdonar,
    Ca non trobamos otro que nos pueda prestar .
    [...]
    Bien nos verr en miente mientre vivos seamos,
    Madre, si nos perdonas, bien te lo otorgamos,
    Que enna tu eglessia fuerza nunqua fagamos.
    [...]
    Madre, dante buen preio, que eres piadosa,
    Siempre piadat traes maguer eres sannosa:
    [...]
    Madre plena de graia, perdona esta cosa,
    Danos buena respuesta temprada e sabrosa.
    [...]
    Madre, repisos somos del yerro que fiiemos,
    Erramos dura-miente, grant locura trasquiemos,
    [...]
    Pechado lo avemos el escot que comiemos.
    Madre, si non nos vales, de ti non nos partremos,
    Si tu non nos perdonas, daquende nos iremos,
    [...]
    Sin ti desta fiebre terminar non podremos.
    La Madre gloriosa solaz de los cuitados,
    Non desdenn los gmitos de los omnes laizados,
    [...]

    Seguir leyendo Milagro XVII La Iglesia profana


  • Gonzalo de Berceo

    Milagro I La casulla de San Ildefonso

    Gonzalo de Berceo

    2105 veces visto

  • Asent buena vinna, erca de buen parral,
    La madre con el fijo, par que non a egual.
    Tiempo de quaresma es de afliction,
    [...]
    Adusso la Gloriosa un present muy onrrado.
    Apareiol la madre del Rey de Magestat
    Con un libro en mano de muy grant calidat,
    [...]
    Oy en el dia sancto de Navidat.
    Dichas estas palabras la madre Gloriosa
    Tolloseli de oios, non vi nulla cosa:
    [...]
    Acabo su offiio la persona preiosa,
    De la madre de Xpo criada e esposa.
    De seer en la catedra que tu ests posado
    [...]
    Fin Sant Illefonsso preioso confesor:
    Onrrlo la Gloriosa, madre del Criador,
    Diol grant onrra al cuerpo, al alma muy meior.
    [...]
    Disso palabras locas el torpe peccador,
    Pesaron a la Madre de Dios nuestro sennor.
    Disso unas palabras de muy grant liviandat:
    [...]
    A los que dessierven sabelos mal curar.
    Amigos a tal madre aguardarla debamos:
    Si a ella sirvieremos nuestra pro buscaremos,
    [...]

    Seguir leyendo Milagro I La casulla de San Ildefonso


  • Juan Ramn Jimnez

    La muerte es una madre nuestra antigua

    Juan Ramn Jimnez

    1495 veces visto


  • nuestra primera madre, que nos quiere
    a travs de las otras, siglo a siglo,
    [...]
    y nunca, nunca nos olvida;
    madre que va, inmortal, atesorando
    para cada uno de nosotros slo
    [...]
    el corazn de cada madre muerta;
    que esta ms cerca de nosotros,
    [...]
    cuantas ms madres nuestras mueren;
    para quien cada madre slo es
    un arca de cario que robar
    [...]
    para cada uno de nosotros slo;
    madre que nos espera,
    como madre final, con un abrazo inmensamente abierto,
    [...]

    Seguir leyendo La muerte es una madre nuestra antigua


  • Gonzalo de Berceo

    Milagro XXIII La deuda pagada

    Gonzalo de Berceo

    1427 veces visto

  • Dioli los fiadores, al trufan el xpano,
    A Madre e a Fijo metioielos por mano,
    Pusieron de su paga su termino ertano,
    [...]
    E tu commo que quiere feslo a l pagado.
    Reyna de los ielos, Madre del pan de trigo,
    Por que fo confondido el mortal enemigo,
    [...]
    Ser por mi reptado el mi redimidor,
    E la su madre sancta, la de Rocamador.
    Sennor, tu lo entiendes e sabes la verdat
    [...]
    Io por quito me tengo, ca a vos lo e dado:
    Io, Madre, a ti ruego; tu ruega al Criado,
    Comoquiere cras sea el trufan entergado.
    [...]
    Dissoli el xpano: dies palabra loca,
    Buena Madre, buen Fijo, aslis verguenza poca,
    Nunqua en esti sieglo tal mugier cubri toca,
    [...]
    Pararonse delante al ninno coronado,
    El que tenie la Madre dulement abrazado,
    Dissoli el burgs: sennor tan acabado,
    [...]

    Seguir leyendo Milagro XXIII La deuda pagada


  • Antonio Machado

    La tierra de Alvargonzlez (cuento leyenda)

    Antonio Machado

    3567 veces visto

  • mundo entero.
    Mucho llor la madre. Alvargonzlez vendi el encinar, y dio a su hijo cuanto haba de heredar.
    -Toma lo tuyo, hijo mo, y que Dios te acompae. Sigue tu idea y sabe
    [...]
    sus hermanos. Las nudosas manos del viejo acariciaban la rubia candela.
    La madre pasaba las cuentas de un negro rosario. En la pared ahumada,
    colgaba el hacha reluciente, con que el viejo haca lea de las ramas de
    [...]
    Los tres nios se alejan. El menor, que ha quedado atrs, vuelve la
    cara y su madre lo llama. El nio vuelve hacia la casa y los hermanos
    siguen su camino hacia el encinar.
    [...]
    Los mayores de Alvargonzlez vuelven del monte con la tarde, cargados
    de estepas. La madre enciende el candil y el mayor arroja astillas y
    jaras sobre el tronco de roble, y quiere hacer el fuego en el hogar,
    [...]
    ms pequeo echa sobre el hogar un puado de estepas, y una roja llama
    alumbra la cocina. La madre sonre, y Alvargonzlez coge en brazos al
    nio y lo sienta en sus rodillas, a la diestra del fuego.
    [...]
    La maldad de los hombres es como la Laguna Negra, que no tiene fondo.
    La madre muri a los pocos meses. Los que la vieron muerta una
    maana, dicen que tena cubierto el rostro entre las manos fras y
    [...]

    Seguir leyendo La tierra de Alvargonzlez (cuento leyenda)


  • Jos Mart

    Los zapaticos de Rosa

    Jos Mart

    1528 veces visto

  • Yo voy con mi nia hermosa,
    Le dijo la madre buena:
    No te manches en la arena
    [...]
    Por la calle del laurel:
    La madre cogi un clavel
    Y Pilar cogi un jazmn.
    [...]
    Nadie quiere verlas ir:
    La madre se echa a rer,
    Y un viejo se echa a llorar.
    [...]
    De la orilla de la mar,
    Para la madre y Pilar
    Manda luego el padre el coche.
    [...]
    Con la cabecita baja?
    Bien sabe la madre hermosa
    Por qu le cuesta el andar:
    [...]
    Se quit los espejuelos.
    Abri la madre los brazos:
    Se ech Pilar en su pecho,
    [...]

    Seguir leyendo Los zapaticos de Rosa


  • Csar Vallejo

    Lnguidamente su licor

    Csar Vallejo

    1022 veces visto

  • Tendramos ya una edad misericordiosa, cuando mi padreorden nuestro ingreso a la escuela. Cura de amor, una tardelluviosa de febrero, mam serva en la cocina el yantarde oracin. En el corredor de abajo, estaban sentados a la mesami padre y mis hermanos mayores. Y mi madre iba sentada al pie delmismo fuego del hogar. Tocaron a la puerta.
    Tocan a la puerta! mi madre.
    [...]
    Tocan a la puerta! mi propia madre.
    Tocan a la puerta! dijo toda mi madre, tocndose lasentraas a trastes infinitos, sobre toda la altura de quienviene.
    [...]
    Y, sin esperar la venia maternal, fuera Miguel, el hijo, quiensali a ver quin venia as, oponindose alo ancho de nosotros.
    Un tiempo de ra contuvo a mi familia. Mama sali,avanzando inversamente y como si hubiera dicho: las partes. Se hizopatio afuera. Nativa lloraba de una tal visita, de un tal patio y de lamano de mi madre. Entonces y cuando, dolor y paladar techaron nuestrasfrentes.
    Porque no le deje que saliese a la puerta, Nativa, la hija, me haechado Miguel al pavo. A su pavo.
    [...]
    Y tal, la ley, la causa de la ley. Y tal tambin la vida.
    Mam debi llorar, gimiendo a penas la madre. Ya nadiequiso comer. En los labios del padre cupo, para salirrompindose, una fina cuchara que conozco. En las fraternasbocas, la absorta amargura del hijo, qued atravesada.
    Mas, luego, de improviso, sali de un albaal de aguasllovedizas y de aquel mismo patio de la visita mala, una gallina, noajena ni ponedora, sino brutal y negra. Cloqueaba en mi garganta. Fueuna gallina vieja, maternalmente viuda de unos pollos que no llegaron aincubarse. Origen olvidado de ese instante, la gallina era viuda de sushijos. Fueron hallados vacos todos los huevos. La cluecadespus tuvo el verbo.
    [...]

    Seguir leyendo Lnguidamente su licor