Poemas de amor

  • Amado Nervo

    Pero te amo

    Amado Nervo

    1032 veces visto


  • Yo no sé nada de la vida,
    yo no sé nada del destino,
    yo no sé nada de la muerte;
    ¡pero te amo!

    Según la buena lógica, tú eres luz extinguida;
    mi devoción es loca, mi culto, desatino,
    y hay una insensatez infinita en quererte;
    ¡pero te amo!


  • Antonio Machado

    Amada, el aura dice...

    Antonio Machado

    998 veces visto


  • Amada, el aura dice
    tu pura veste blanca...
    No te verán mis ojos;
    ¡mi corazón te aguarda!
    El viento me ha traído
    tu nombre en la mañana;
    el eco de tus pasos
    repite la montaña...
    No te verán mis ojos;
    ¡mi corazón te aguarda!
    En las sombrías torres
    repican las campanas...
    No te verán mis ojos;
    ¡mi corazón te aguarda!
    Los golpes del martillo
    dicen la negra caja;
    y el sitio de la fosa,
    los golpes de la azada...
    No te verán mis ojos;
    ¡mi corazón te aguarda!


  • José Ángel Buesa

    Canción cotidiana

    José Ángel Buesa

    948 veces visto


  • Tu amor llegó calladamente;
    calladamente se me fue...
    Porque el amor es una fuente
    que se nos seca de repente,
    sin saber cómo ni por qué.

    Amor de un beso que se olvida
    y de un suspiro que se va;
    amor de paso en nuestra vida,
    pues se le da la bienvenida
    cuando tal vez se aleja ya.

    Así tu amor fue como el mío,
    mujer de un claro atardecer:
    amor que pasa como un río,
    sin estancarse en el hastío
    ni repetirse en el placer.

    Amor feliz que da sin tasa,
    pues sólo pide, a cambio, amor;
    amor que deja, cuando pasa,
    no la ceniza de una brasa,
    sino el perfume de una flor.

    Amor que al irse no está ausente;
    amor sin dudas y sin fe,
    como este amor intrascendente,
    que, si llegó calladamente,
    calladamente se fue...


  • Efraín Huerta

    Órdenes de amor

    Efraín Huerta

    891 veces visto


  • Una piedad sin sombra
    de piedad es la vida. Sombra
    de mi deseo, rosa de fuego.

    Voy a tu lado, amor,
    como un desconocido.

    Y tú me das la dicha
    y tú me das el pan,
    la claridad del alba
    y el frutal alimento,
    dulce amor.

    3


  • Miguel Hernández

    11

    Miguel Hernández

    875 veces visto


  • 11

    Te me mueres de casta y de sencilla:
    estoy convicto, amor, estoy confeso
    de que, raptor intrépido de un beso,
    yo te libé la flor de la mejilla.

    Yo te libé la flor de la mejilla,
    y desde aquella gloria, aquel suceso,
    tu mejilla, de escrúpulo y de peso,
    se te cae deshojada y amarilla.

    El fantasma del beso delincuente
    el pómulo te tiene perseguido,
    cada vez más patente, negro y grande.

    Y sin dormir estás, celosamente,
    vigilando mi boca ¡con qué cuido!
    para que no se vicie y se desmande.


  • Antonio Machado

    Siempre fugitiva y siempre...

    Antonio Machado

    779 veces visto


  • Siempre fugitiva y siempre
    cerca de mí, en negro manto
    mal cubierto el desdeñoso
    gesto de tu rostro pálido.
    No sé adónde vas, ni dónde
    tu virgen belleza tálamo
    busca en la noche. No sé
    qué sueños cierran tus párpados,
    ni de quién haya entreabierto
    tu lecho inhospitalario.
    ...............................
    Detén el paso belleza
    esquiva, detén el paso.
    Besar quisiera la amarga,
    amarga flor de tus labios.


  • Lope de Vega

    Desmayarse, atreverse, estar furioso

    Lope de Vega

    751 veces visto



  • Soneto 126

    Desmayarse, atreverse, estar furioso,
    áspero, tierno, liberal, esquivo,
    alentado, mortal, difunto, vivo,
    leal, traidor, cobarde y animoso;

    no hallar fuera del bien centro y reposo,
    mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
    enojado, valiente, fugitivo,
    satisfecho, ofendido, receloso;

    huir el rostro al claro desengaño,
    beber veneno por licor süave,
    olvidar el provecho, amar el daño;

    creer que un cielo en un infierno cabe,
    dar la vida y el alma a un desengaño;
    esto es amor: quien lo probó lo sabe.


  • Amado Nervo

    Sólo tú

    Amado Nervo

    736 veces visto


  • Cuando lloro con todos los que lloran,
    cuando ayudo a los tristes con su cruz,
    cuando parto mi pan con los que imploran,
    eres tú quien me inspira, sólo tú,

    Cuando marcho sin brújula ni tino,
    perdiendo de mis alas el albor
    en tantos barrizales del camino,
    soy yo el culpable, solamente yo.

    Cuando miro al que sufre como hermano;
    cuando elevo mi espíritu al azul;
    cuando me acuerdo de que soy cristiano,
    ers tú quien me inspira, sólo tú.

    Pobres a quienes haya socorrido,
    almas obscuras a las que di luz:
    ¡no me lo agradezcáis, que yo no he sido!
    Fuiste tú, muerta mía, fuiste tú...


  • Amado Nervo

    Lo más inmaterial

    Amado Nervo

    668 veces visto


  • Me dejaste como ibas de pasada
    lo más inmaterial que es tu mirada.

    Yo te dejé como iba tan de prisa
    lo más inmaterial, que es mi sonrisa.

    Pero entre tu mirada y mi risueño
    rostro quedó flotando el mismo sueño.