Poemas de Baltasar del Alcázar

Baltasar-del-Alcázar
Nombre: Baltasar del Alcázar
Nacimiento: Sevilla 1530
Muerte: Ronda, Sevilla 1606
Nacionalidad: España
Biografía de Baltasar del Alcázar

Poemas de Baltasar del Alcázar

En el baile  >> Epigramas de Alcázar
A una mujer escuálida  >> Epigramas de Alcázar
La nariz de Clara  >> Epigramas de Alcázar
Salir por pies  >> Epigramas de Alcázar
Los ojos de Ana  >> Epigramas de Alcázar
Dios nos guarde  >> Epigramas de Alcázar
Constanza  >> Epigramas de Alcázar
Doña Valentina  >> Epigramas de Alcázar
Los ojos de Elvira  >> Epigramas de Alcázar
A un giboso de delante  >> Epigramas de Alcázar
El estudiante  >> Epigramas de Alcázar
La capa  >> Epigramas de Alcázar
El nombre de Pedro  >> Epigramas de Alcázar
Job (Epigrama)  >> Epigramas de Alcázar
Receta para encornar  >> Epigramas de Alcázar
Preso de amores  >> Preso de amores
La mujer celosa  >> Sonetos de Alcázar
Di, rapaz mentiroso  >> Sonetos de Alcázar
A Cristo  >> Sonetos de Alcázar
Al amor  >> Sonetos de Alcázar
Yo acuerdo revelaros un secreto  >> Sonetos de Alcázar
Cercada está mi alma de contrarios  >> Sonetos de Alcázar
Su modo de vivir en la vejez  >> Su modo de vivir en la vejez
Una cena  >> Una cena


Poesías de Baltasar del Alcázar preferidas de nuestros lectores


  • Yo acuerdo revelaros un secreto


  • Yo acuerdo revelaros un secreto
    en un soneto, Inés, bella enemiga;
    mas, por buen orden que yo en éste siga,
    no podrá ser en el primer cuarteto.

    Venidos al segundo, yo os prometo
    que no se ha de pasar sin que os lo diga;
    mas estoy hecho, Inés, una hormiga,
    que van fuera ocho versos del soneto.

    Pues ved, Inés, qué ordena el duro hado,
    que teniendo el soneto ya en la boca
    y el orden de decillo ya estudiado,

    conté los versos todos y he hallado
    que, por la cuenta que a un soneto toca,
    ya este soneto, Inés es acabado.


  • La mujer celosa

  • LA MUJER CELOSA
    Ningún hombre se llame desdichado
    aunque le siga el hado ejecutivo,
    supuesto que en Argel viva cautivo,
    o al remo en las galeras condenado.
    Ni el propio loco por furioso atado,
    ni el que perdido llora estado altivo,
    ni el que a deshonra trujo el tiempo esquivo,
    o la necesidad a humilde estado.
    Sufrir cualquiera pena es fácil cosa,
    que ninguna atormenta tan de veras
    que no la venza el sufrimiento un tanto.
    Mas el que tiene la mujer celosa,
    ese tiene desdicha, Argel, galeras,
    locura, perdición, deshonra y llanto.