Poemas de José María Gabriel y Galán

Jos-Mara-Gabriel-y-Galn
Nombre: José María Gabriel y Galán
Nacimiento: Frades de la Sierra, Salamanca 28 de junio de 1870
Muerte: Guijode Grnadilla, Cáceres, 6 de enero de 1905
Nacionalidad: España
Biografía de José María Gabriel y Galán

Poemas de José María Gabriel y Galán

Invitación  >> Poesías
Canción   >> Poesías
La fuente vaquera  >> Poesías
El ama  >> Poesías
A S. M. el Rey  >> Poesías
Las sementeras  >> Poesías
Mi vaquerillo  >> Poesías
Castellana  >> Poesías
Dos paisajes  >> Poesías
Cuentas del tío Mariano  >> Poesías
Elegía  >> Poesías
El amo  >> Poesías
Por qué  >> Poesías
La pedrada  >> Poesías
La "Galana"  >> Poesías
La mujer  >> Poesías
A Cándida  >> Poesías
El Cristo de Velázquez  >> Poesías
La jurdana  >> Poesías
Fecundidad  >> Poesías
Los sedientos  >> Poesías
La flor del espino  >> Poesías
Qué tendrá  >> Poesías
Tradicional  >> Poesías
Un Don Juan  >> Poesías
Inmaculada  >> Poesías
Mi montaraza  >> Poesías
Las repúblicas  >> Poesías
Las hazañas de "Coral"  >> Poesías
Almas  >> Sonetos
A un rico  >> Sonetos
A un sabio  >> Sonetos


Poesías de José María Gabriel y Galán preferidas de nuestros lectores


  • La "Galana"



  • I

    ¡Pobrecita madre!
    ¡Se murió solita!
    Cuando vino el cabrero a la choza
    con la cabra «Galana» parida
    y el trémulo chivo
    sin lamer ni atetar todavía,
    vio a la madre muerta
    y a la niña viva.
    Sobre un borriquillo,
    sobre una angarilla
    de las del aprisco,
    se llevaron la muerta querida
    y él se quedó solo,
    solo con la niña...
    La envolvió torpemente en pañales
    de dura sedija,
    y amoroso la puso a la teta
    de la cabra «Galana» parida...
    -¡«Galana», «Galana»!
    ¡Tate bien quietita!...
    ¡Tate asín, que pueda
    mamar la mi niña!»
    Y la cabra balaba celosa,
    por la fiebre materna encendida,
    y poquito a poquito, la teta
    fue chupando la débil niñita...
    ¡Pobre cabritillo!
    ¡Corta fue tu vida!

    II

    Solita en el chozo
    se queda la niña
    mientras lleva el pastor las ovejas
    a pacer por aquellas umbrías.
    Cerca del chocillo
    pace la cabrita,
    nerviosa, impaciente,
    con susto, con prisa,
    y si el viento le hiere el oído
    con rumores de llanto de niña,
    corre al chozo balando amorosa,
    se encarama en la pobre tarima,
    se espatarra temblando de amores,
    se derringa balando caricias
    y le mete a la niña en la boca
    la tetaza henchida
    que derrama en ella
    dulce leche tibia...
    ¡Qué lechera y qué amante la cabra!
    ¡Qué robusta y qué santa la niña!

    III

    ¿Serían los lobos?
    ¿Algún hombre perverso sería?
    Una tarde la cabra «Galana»,
    la amante nodriza,
    se arrastraba a la puerta del chozo
    mortalmente herida.
    Allá adentro sonaron sollozos,
    sollozos de niña,
    y un horrible temblor convulsivo
    agitó a la expirante cabrita,
    que luchó por alzarse del suelo
    con esfuerzo de angustia infinita.
    Y en un último intento supremo
    de sublime materna energía,
    que arrancó dolorosos acentos
    de la cencerrilla,
    y en un largo balido amoroso...
    ¡se le fue la vida!...

    IV

    Ni leche de ovejas
    ni dulces papillas,
    ni mimos, ni besos...
    ¡Se murió la niña!
    ¡Esta vez quedó el crimen impune!
    ¡Esta vez no brilló la justicia!


  • El Cristo de Velázquez



  • ¡Lo amaba, lo amaba!
    ¡No fue sólo milagro del genio!
    Lo intuyó cuando estaba dormido,
    porque sólo en las sombras del sueño
    se nos dan las sublimes visiones,
    se nos dan los divinos conceptos,
    la luz de lo grande,
    la miel de lo bello...
    ¡Lo amaba, lo amaba!
    ¡Nacióle en el pecho!
    No se puede soñar sin amores,
    no se puede crear sin su fuego,
    no se puede sentir sin sus dardos,
    no se puede vibrar sin sus ecos,
    volar sin sus alas,
    vivir sin su aliento...
    El sublime vidente dormía
    del amor y del arte los sueños
    -¡los sueños divinos
    que duermen los genios!
    ¡Los que ven llamaradas de gloria
    por hermosos resquicios de cielo!
    Y el amor, el imán de las almas
    le acercó la visión del Cordero,
    la visión del dulcísimo Mártir
    clavado en el leño,
    con su frente de Dios dolorida,
    con sus ojos de Dios entreabiertos,
    con sus labios de Dios amargados,
    con su boca de Dios sin aliento....
    ¡muerto por los hombres!,
    ¡por amarlos muerto!
    Y el artista lo vio como era,
    los sintió Dios y Mártir a un tiempo,
    lo amó con entrañas
    cargadas de fuego,
    y en la santa visión empapado,
    con divinos arrobos angélicos,
    con magnéticos éxtasis líricos,
    con sabrosos deliquios ascéticos,
    con el ascua del fuego dramático,
    con la fiebre de artísticos vértigos,
    la memoria tornando a los hombres
    ingratos y ciegos
    débiles o locos,
    ruines o perversos,
    invocó a la Divina Belleza
    donde beben bellezas los genios,
    los justos, los santos,
    los limpios, los buenos...
    Y al conjuro bajaron los ángeles,
    y a artista inspirado asistieron,
    su paleta cargaron de sombras
    y luces del cielo,
    alzaron el trípode,
    tendieron el lienzo,
    y arrancándose plumas de raso
    de las alas, pinceles le hicieron.
    Y el mago del arte,
    el sublime elegido, entreabiendo
    los extáticos ojos cargados
    de penumbras del místico ensueño,
    tomó los pinceles,
    somnámbulo, trémulo...
    De rodillas cayeron los ángeles
    y en el aire solemnes cayeron
    todas las tristezas,
    todos los silencios...
    ¡Y el genio del arte
    se posó sobre el borde del lienzo!
    Con fiebre en la frente,
    con fuego en el pecho,
    con miradas de Dios en los ojos
    y en la mente arrebatos de genio
    el artista empapaba de sombras
    y de luces de sombras el lienzo...
    No eran tintas con copias inertes,
    eran vivos dolientes tormentos,
    eran sangre caliente de Mártir,
    eran huellas de crimen de réprobos,
    eran voces justicia clamando,
    y suspiros clemencia pidiendo...
    ¡Era el drama del mundo deicida
    y el grito del cielo!...

    ¡Y el sueño del hombre
    quedó sobre el lienzo!
    ¡Lo amaba, lo amaba!:
    ¡el amor es un ala del genio!