Poema A Francisco de Quevedo de Luis de Gngora y Argote

A Francisco de Quevedo

de Luis de Gngora y Argote



Anacreonte espaol, no hay quien os tope,
que no diga con mucha cortesa,
que ya que vuestros pies son de elega,
que vuestras suavidades son de arrope.

No imitaris al terenciano Lope,
que al de Belerofonte cada da
sobre zuecos de cmica poesa
se calza espuelas, y le da un galope?

Con cuidado especial vuestros antojos
dicen que quieren traducir al griego,
no habindolo mirado vuestros ojos.

Prestdselos un rato a mi ojo ciego,
porque a luz saque ciertos versos flojos,
y entenderis cualquier gregesco luego.



Analizar métrica y rima de A Francisco de Quevedo