Poema Al pintor que me ha de retratar de Jos Cadalso

Al pintor que me ha de retratar

de Jos Cadalso



Discpulo de Apeles,
si tu pincel hermoso
empleas por capricho
en este feo rostro,
no me pongas ceudo,
con iracundos ojos,
en la diestra el estoque
de Toledo famoso,
y en la siniestra el freno
de algn blico monstruo,
ardiente como el rayo,
ligero como el soplo;
ni en el pecho la insignia
que en los siglos gloriosos
alentaba a los nuestros,
aterraba a los moros;
ni cubras este cuerpo
con militar adorno,
metal de nuestras Indias,
color azul y rojo;
ni tampoco me pongas,
con vanidad de docto,
entre libros y planos,
entre mapas y globos.
Reserva esta pintura
para los nobles locos
que honores solicitan
en los siglos remotos;
a m, que slo aspiro
a vivir con reposo
de nuestra frgil vida
estos instantes cortos,
la quietud de mi pecho
representa en mi rostro,
la alegra en la frente,
en mis labios el gozo.
Ceme la cabeza
con tomillo oloroso,
con amoroso mirto,
con pmpano beodo;
el cabello esparcido,
cubrindome los hombros,
y descubierto al aire
el pecho bondadoso;
en esta diestra un vaso
muy grande, y lleno todo
de jerezano nctar
o de manchego mosto;
en la siniestra un tirso,
que es bacanal adorno,
y en postura de baile
el cuerpo chico y gordo;
o bien junto a mi Filis,
con semblante amoroso,
y en cadenas floridas
prisionero dichoso.
Retrtame, te pido,
de este sencillo modo,
y no de otra manera,
si tu pincel hermoso
empleas, por capricho,
en este feo rostro.



Analizar métrica y rima de Al pintor que me ha de retratar