Poema Canciones de Marqus de Santillana

Canciones

de Marqus de Santillana



Cancin (Carta) del Marqus a una dama

Gentil dama, cuyo nombre
vos es ass conviniente
como a Jhesu Dios y honbre
e al sol claro e luziente,

mi desseo non consiente
que ya no sepa de vos;
pues consoladme, por Dios,
con letra vuestra plaziente.

Plaziente digo, seora,
do vuestro mote no sea,
el qual, si non se mejora,
guay de quien l non desea!

Proveed que Dios provea
de lo que ms desseades
a quien tanto fatigades,
e vuestro aspecto guerrea.

Guerrea con mano armada
e bllico podero
la mi vida atormentada,
e triste coran mo.

Qual sin patrn el navo,
soy, despus que no vos veo,
vida ma y mi deseo,
cuyo s ms que no mo.

Mo no, mas todo vuestro
soy despus que me prendistes,
e si tanto non lo muestro,
es porque lo deffendistes.

Mis das sean ms tristes
que de otro enamorado,
si no vivo ms penado
que todos quantos o[i]stes.

Oisteis jams, o vistes
onbre d'amor tan ligado,
que no soi escarmentado
de quanto mal me fezistes?

Cancin
(Que fizo el Marqus de Santillana a sus fijas loando la su fermosura)

Dos serranas he trovado
a pi de spera montaa,
segund es su gesto e maa
non vezadas de ganado.

De espinas trahen los velos
e de oro las crespinas,
senbradas de perlas finas,
que le aprietan sus cabellos;
e las trufas bien posadas,
a ms, de oro arracadas,
rruvios, largos cabellos
segund doncellas d'estado.

Fruentes claras e luzientes,
las ejas en arco aladas,
las narizes afiladas,
chica boca e blancos dientes,
ojos prietos e rientes,
las mexillas como rosas,
gargantas maravillosas,
altas, lindas al mi grado.

Carnoso, blanco e liso
cada cual en los sus pechos,
porque Dios todos sus fechos
dex quando fer las quiso;
dos pumas de paraso
las sus tetas ygualadas,
en la su inta delgadas
con aseo adonado.

Blancas manos e pulidas,
e los dedos no espigados,
a las juntas no afeados,
uas de argent guarnidas,
rrubes e margaridas,
afires e diamantes,
axorcas ricas, sonantes,
todas de oro labrado.

Ropas trahen a sus guisas
todas fendidas por rrayas,
do les paresen sus sayas
forradas en peas grisas;
sus ropas bien asentadas,
de azeytun quartonadas,
de filo de oro brocado.

Yo las vi, si Dios me vala,
posadas en sus tapetes,
en sus faldas los blanchetes,
que demuestran mayor gala.

Los finojos he fincado,
segund es acostumbrado
a dueas de grand altura:
ellas por la su mesura
en los pies m'an levantado.

Cancin

Quien de vos meret espera,
seora, ni bien atiende,
ay que poco se l'entiende!

1
Yo vos serv lealmente
con muy presta voluntat,
e nunca fall piedad
en vos, nin buen continente:

antes vuestra crueldad
me faze ser padeiente;
guay de quien con vos contiende!

2
Tanta es vuestra beldad,
que partir no me consiente
de servir con lealtad
a vos, seora exelente.

Sed ya por vuestra bondad
gradeida e conbiniente,
ca mi vida se despiende.

Cancin

Deseando ver a vos,
gentil seora,
non he reposo, pardis,
punto ni ora.

1
Deseando aquel buen da
que vos vea,
el contrario de alegra
me guerrea.

Del todo muero por vos,
e non mejora
mi mal, jurovos a Dios,
mas empeora.

2
Bien digo a mi coran
que non se quexe,
mas sirva toda san,
e non se dexe

de amar e servir a vos,
a quien adora;
pues recurdevos, pardis,
piedat agora.

Cancin

Recurdate de mi vida,
pues que viste
mi partir e despedida
ser tan triste.

1
Recurdate que padesco
e pades
las penas que non meresco,
desque v

la respuesta non devida
que me diste;
por lo qual mi despedida
fu tan triste.

2
Pero no cuydes, seora,
que por esto
te fuy ni te sea agora
menos presto;

que de llaga non fingida
me feriste;
as que mi despedida
fu tan triste.

Cancin

Quanto ms vos mirarn,
muy excelente prinesa,
tanto ms vos loarn.

1
Quien vos ver, iertamente
non dudar si vens
de la real flor de ls,
visto vuestro continente:

y a todos nos bendirn,
por levar tan gentil pressa,
los que nos reebirn.

2
Yo dubdo poder loar
la vuestra mucha cordura,
onestat, graia e messura
quanto se deve ensalar.

Los que verdad fablarn,
tal navarra nin francesa
nunca vieron ni vern.

3
Tanta vida vos d Dios,
princesa de grand virtud,
tantos bienes y salud
quantos meresedes vos:

ca ertas por vos dirn
"virtuosa sin represa"
los que vos conosern.

Cancin

Seora, qual soy venido,
tal me parto;
de cuydados ms que farto
e dolorido.

1
Quin no se farta de males
e de vida desplaciente,
e las penas desyguales
sufre, callando paiente,

sinon yo, que sin sentido
me dirn
los que mis males sabrn,
e perdido?

2
Aved ya de m dolor;
que los dolores de muerte
me ercan en de redor,
e me facen guerra fuerte.

Tomadme en vuestro partido
como quiera,
porque, viviendo, no muera
aborrido.

3
Pero al fin fazed, seora,
como querades; que yo
no ser punto ni ora
sino vuestro, cuyo s.

Sin favor o favorido
me tenedes
muerto, si tal me queredes,
o guarido.

Cancin a la Reina

Dios vos faga virtuosa,
Reyna bien aventurada,
quanto vos fizo fermosa.

1
Dios vos fizo sin emienda
de gentil persona y cara,
e sumando sin contienda,
qual Gioto non vos pintara.

Fzovos ms generosa,
digna de ser coronada,
e reyna muy poderosa.

2
Siempre la virtud fuy
a la extrema fealdad,
e creemos se fall
en compaa de beldat;
pues non es quistin dubdosa
ser vos su propia morada,
illustre Reyna fermosa.

3
Pues loen con grand femenia
los reynos, donde nascistes,
la vuestra mucha exelenia
e grant honor que les distes,

e la tal graia graiosa
por Dios a vos otorgada,
gentil Reyna valerosa.

Cancin

Si tu deseas a mi
yo non lo s;
pero yo deseo a t
en buena fe.

1
Ca non a ninguna ms,
as lo ten;
nin es, nin ser jams
otra mi bien.

En tan buen ora te v
e te fabl,
que del todo te me d
en buena f.

2
Yo soy tuyo, non lo dudes
sin fallir;
e non piensses al, nin cudes
sin mentir.

Despus que te conosc
me captiv,
e seso e saber perd
en buena f.

3
A t amo e amar
toda san,
e siempre te servir
con grand ran:

pues la mejor escog
de quantas s,
e non finjo nin feng
en buena f.

Cancin

Ha bien errada opinin
quien dice: "quan lexos d'ojos
tan lexos de coran."

1
Ca yo vos juro, seora,
quanto ms vos soy absente,
ms vos amo ciertamente,
y deseo toda ora.

Esto fae la aficin,
sin compaa de los ojos,
mas del leal coran.

2
Alexadvos do querades,
ca non vos alexaredes
tanto nin jams podredes
donde non me poseades

ca so tal costelain
vos vieron mis tristes ojos,
que vos d mi coran.

3
Mas non se puede negar,
aunque yo non vos olvido,
que non sienta mi sentido
dolor de vos no mirar.

Pues dir con grand ran:
-edo vos vean mis ojos
de todo buen coran.

Cancin

1
Seora, muchas meredes
del favor que me mostrastes:
set certa, e non dubdedes
que por siempre me ganastes.

2
Pues de vuestra grand vala
yo fuy tan favoresido,
muy grand mengua me sera
que fuesse desconosido.

3
Mas, seora, pues faedes
contra m ms que penssastes,
set certa, e non dubdedes
que por siempre me ganastes.

Cancin

Yo del todo he ya perdido
saber, sesso e discrepin:
fuera, sentido, ran
ya buscan otro partido.

Plaer, de quien favorido
era en aquella san
que vos v, con tal cancin
ya de m se ha despedido.

Cancin

"Coran, adis te d,
ca donde mora pessar
non puedo mucho tardar,
pues que su contrario s.

1
En el tiempo que t vas
la seora que elegiste,
ya sabes que todos los das
te me d, segunt que viste.

Mas despus que se perdi,
pues non te puedo alegrar,
encomindote el penssar,
amigo, pues que me vi.

2
Muy atarde de consuno
agua e fuego se convienen:
non pueden turar en uno
aquellos que mal s'avienen.

Pues tristea perturb
en ti todo mi logar,
non conviene porfiar
con quien pudo ms que yo."

Cancin

Nuevamente se m'a dado
el Amor a conoser,
e quirese adoleser
de m, del mal que he passado.

1
Conoiendo que mal faze
en matarme sin por qu,
yo veo por buena f
que de mi servir le plae.

E conoiendo que yerra,
sabiendo que vo a la guerra,
mucho bien m'a cavalgado.

Cancin

Defecto es que bien s'entiende
a los que neios no son,
que tal disimulacin
atarde o nunca se aprende.

Pensando serte ms firme
que Ar[qu]iles a Polixena
tengo ms dao que suena.

Cancin

1
El triste que se despide
de plazer e de folgura
se despide;
pues que su triste ventura
lo despide
de vos, linda creatura.

2
Del que tal licencia pide
havet, seora, amargura,
pues la pide
con desesperacin pura,
e non pide
vida, mas muerte segura.

Cancin

De vos bien servir
en toda san
el mi coran
non se s partir.

1
Linda en pareser
que tanto obedesco,
queret guareer
a m, que padeco:

que por yo deir
mi buena razn,
segunt mi entenin,
non devo morir.

Cancin

1
Ya del todo desfallee
con pesar mi triste vida:
desde la negra partida
mi mal no mengua, mas cree.

2
Non s qu diga ventura,
que mal me quiso apartar
de vos, gentil criatura,
a la qual yo he d'amar.

3
Todo mi plazer perese
sin mi ran ser oda;
cruel muerte dolorida
veo que se me bastee.




Analizar métrica y rima de Canciones