Poema Ceniciento Mussolini de Miguel Hernndez

Ceniciento Mussolini

de Miguel Hernndez


Ven a Guadalajara, dictador de cadenas,
carcelaria mandbula de canto:
vers la retiradas miedosa de tu hienas,
vers el apogeo del espanto.

Rumorosa provincia de colmenas,
la patria del panal estremecido,
la dulce Alcarria, amarga como el llanto,
amarga te ha sabido.

Ven y vers, mortfero bandido,
ruedas de tus caones,
banderas de tu ejrcito, carne de tus soldados,
huesos de tus legiones,
trajes y corazones destrozados.

Una extensin de muertos humeantes:
muertos que humean ante la colina,
muertos bajo la nieve,
muertos sobre los pramos gigantes,
muertos junto a la encina,
muertos dentro del agua que les llueve.

Sangre que no se mueve
de convertida en hielo.
Vuela sin pluma un ala numerosa,
rojo y audaz, que abarca todo el cielo
y abre a cada italiano la explosin de una fosa.

Un titnico vuelo
de aeroplanos de Espaa
te vence, te tritura,
ansiosa telaraa,
con su majestuosa dentadura.

Ven y vers sobre la gleba oscura
alzarse como un fsforo glorioso,
sobreponerse al hambre, levantarse del barro,
desprenderse del barro con emocin y bro
vvidas esculturas sin reposo,
espaoles del bronce ms bizarro,
con el cabello blanco de roco.

Los vers rebelarse contra el fro,
de no beber la boca dilatada,
mas vencida la sed con la sonrisa:
de no dormir extensa la mirada,
y destrozada a tiros la camisa.

Manda plomo y acero
en grandes emisiones combativas,
con esa voluntad de carnicero
digna de que la entierren las ms sucias salivas.

Agota las riquezas italianas,
la cantidad preciosa de sus seres,
deja exhaustas sus minas, sin nadie sus ventanas,
desiertos sus arados y mudos sus talleres.

Enviuda y desangra sus mujeres:
nada podrs contra este pueblo mo,
tan slido y tan alto de cabeza,
que hasta sobre la muerte mueve su podero,
que hasta del junco saca fortaleza.

Pueblo de Italia, un hombre te destroza:
repudia su dictamen con un gesto infinito.
Sangre unnime viertes que ni roza,
ni da en su corazn de teatro y granito.
Tus muertos callan clamorosamente
y te indican un grito
liberador, valiente.

Dictador de patbulos, morirs bajo el diente
de tu pueblo y de miles.
Ya tus mismos caones van contra tus soldados,
y alargan hacia ti su hierro los fusiles
que contra Espaa tienes vomitados.

Tus muertos a escupirnos se levanten:
a escupirnos el alma se levanten los nuestros
de no lograr que nuestros vivos canten
la destruccin de tantos eslabones siniestros.



Analizar métrica y rima de Ceniciento Mussolini