Poema Del campo de Rubn Daro

Del campo

de Rubn Daro

Pradera, feliz da! Del regio Buenos Aires
Quedaron all lejos el fuego y el hervor;
Hoy en tu verde triunfo tendrn mis sueos vida,
Respirar tu aliento, me baar en tu sol.

Muy buenos das, huerto. Saludo la frescura
Que brota de las ramas de tu durazno en flor;
Formada de rosales tu calle de Florida
Mira pasar la Gloria, la Banca y el Sport.

Un pjaro poeta, rumia en su buche versos;
Chismoso y petulante, charlando va un gorrin;
Las plantas trepadoras conversan de poltica;
Las rosas y los lirios, del arte y del amor.

Rigiendo su cuadriga de mgficas liblulas,
De sueos millonarios, pasa el travieso Puck;
Y, esplndida sportwoman, en su celeste carro,
La emperatriz Titania seguida de Obern.

De noche, cuando muestra su medio anillo de oro,
Bajo el azul tranquilo, la amada de Pierrot,
Es una fiesta plida la que en el huerto reina,
Toca en la lira el aire su do-re-mi-fa-sol.

Curiosas las violetas a su balcn se asoman.
Y una suspira: lstima que falte el ruiseor!
Los silfos acompasan la danza de las brisas
En un walpurgis vago de aroma y de visin.

De pronto se oye el eco del grito de la pampa;
Brilla como una puesta del argentino sol;
Y un espectral jinete, como una sombra cruza,
Sobre su espalda un poncho; sobre su faz, dolor.

Quin eres, solitario viajero de la noche?
Yo soy la Poesa que un tiempo aqu rein:
Yo soy el postrer gaucho que parte para siempre,
De nuestra vieja patria llevando el corazn!



Analizar métrica y rima de Del campo